He de admitir que, la primera vez que escuche hablar de LOL: Si te ríes, pierdes, me dio toda la pereza del mundo. Ese tufillo a reboot de No te rías que es perder (el cómico que permanezca serio más tiempo será el ganador), sumado a algún que otro nombre 'cuñado' de esos de los que te tienes que tragar en la tertulia de El Hormiguero mientras esperas a que comience Mask Singer, no ayudaba. 

Noticias relacionadas

¡Qué equivocado estaba! ¿Quién me iba a decir a mí que un lunes a las 8 de la mañana iba a estar descojonadísimo de la risa mientras me tomaba mi habitual café bien cargado para intentar espabilarme? ¡Ni cafeína, ni hostias! Una buena dosis de Yolanda Ramos, Edu Soto y Silvia Abril... ¡y listo! 

Y es que la clave del programa está ahí, en un casting variado lleno de humoristas de lo más familiares, que ya te hacen reír con sólo mirarles a la cara, o con cualquier chorrada de lo más estúpida como ponerse unas gafas o unos pañuelos en los oídos. Gente 'tonta' que te contagia su risa. 

Es el humor más sencillo, más chorra, más de la calle. Ese que, como decía Yolanda Ramos en la presentación virtual, hace que se te escape la risa sin avisar como si fuera un pedo que no se puede controlar. De hecho, conforme pasan los minutos, te das cuenta de que no aguantarías ni un segundo en la casa del Gran Hermano de la risa.

Otro de los fuertes del programa también radica en eso, que el formato está planteado como un reality en el que los humoristas van entrando poco a poco en una casa en la que convivirán durante seis horas. De esta forma, el espectador se ve sorprendido por la manera de entrar en la casa de cada uno (es inevitable no acordarse de Drag Race) y cómo empiezan a relacionarse entre ellos y, sobre todo, empieza a crearse sus favoritos. 

Silvia Abril en 'LOL: Si te ríes, pierdes'

El problema está precisamente en que el primer expulsado sea uno de tus favoritos, con el que incluso llegas a la lágrima viendo cómo no se puede contener la risa. Porque justamente a veces lo más divertido es verles pasarlo mal por no poder hacer algo tan satisfactorio como reír. Atención ahí a Rossy de Palma. 

No obstante, el hecho de que los concursantes no se marchen para siempre sino que pasen a acompañar a Santiago Segura desde la sala de control, es todo un acierto ya que asumen el rol de espectador con el que poder sentirse identificado. 

En definitiva, a LOL: Si te ríes pierdes hay que llegar sin prejuicios y sin complejos, dispuesto a pasar una media hora de cachondeo sin más pretensión que la de rescatar a ese niño que disfrutaba con Barragán y compañía en No te rías que es peor o de Paz Padilla y Chiquito de la Calzada en Genio y figura.

Producido por Endemol Shine Iberia (una compañía Banijay), LOL: Si te ríes, pierdes cuenta con Miguel Martín como showrunner. Esta nueva producción es una adaptación del popular programa japonés Amazon Original, HITOSHI MATSUMOTO Presents Documental, producido y protagonizado por Hitoshi Matsumoto que lidera a diez cómicos en una “batalla de risas” a puerta cerrada.

Sus cinco primeras entregas se estrenan este viernes 14 de mayo en Amazon Prime Video y una semana después, el 21 de mayo, se podrá ver su final.