Geno Machado fue una de las concursantes de la primera edición de Operación Triunfo, y la primera elegida por la audiencia para abandonar el concurso. Eso no impidió, sin embargo, que Televisión Española confiase en ella para acudir al XLVII Festival de Eurovisión para acompañar a Rosa López como corista, junto a Bisbal, Bustamante, Gisela y Chenoa.

Noticias relacionadas

Aquel 2 de mayo de 2002 en Tallín, Estonia, Rosa defendió el tema Europe’s living a celebration, que le valió un séptimo lugar con 81 puntos. Uno de los momentos que más comentarios ha generado de dicha actuación en los años posteriores fue uno de los giros ralizados por Geno, quien no lo hizo al mismo tiempo que sus compañeros.

Un pequeño desliz que vieron 12.755.000 espectadores y un inimaginable 80,4% de share, y que no ha olvidado la propia artista canaria. Y es que asegura que “los fans de Eurovisión me habéis hecho bullying durante 20 años”, pero que gracias a ese acoso “me habéis hecho más fuerte”.

Así se lo escribió en Twitter este fin de semana a un usuario que comentó un vídeo de OT: La película, en el que Poty le enseña cómo hacer un giro. En referencia al mismo, añadió que “tuve y tengo dislexia, y con dos cojones y mucho trabajo las cosas se consiguen. Hoy en día ya lo domingo y lo tengo bastante superado. Gracias, Poty, y mis compis por la ayuda”.

Su tuit generó numersos comentarios, y más tarde, Geno Machado quiso aclarar que no todos los fans de Eurovisión le han hecho bullying, que también le han cuidado y mimado durante todos estos años. Y que lo que le apetecía narrar es que tiene dislexia y lateralidad, y que no lo supo hasta el año pasado, cuando le hicieron unas pruebas a su hijo, y que eso en su época “ni se miraban”. “Se ha salido de madre todo. Os quiero eurofans, yo soy muy eurofan” decía para cerrar el tema.

Un giro que la persigue desde hace años

No es, ni de lejos, la primera vez que Geno habla del famoso giro. En un encuentro de eurofans en Málaga celebrado en junio de 2016 explicó que “nos pusieron a Poty de coreógrafo, vestidas en faldas de cuero apretadas, con la que no podíamos bailar su coreografía, y tacones de aguja. Me aprendí y bailé mucho esa coreografía, y actuamos encima de una tarima, y me doblé el pie con ese tacón de aguja y giré más tarde, pero no me equivoqué”. Además, añade que la tarima en la que estaban subidos los coristas “estaba rota”, y que uno de sus compañeros se quejó durante un ensayo.

También se sinceró al afirmar que, por esta razón, llegó “a odiar Eurovisión”. “Soy un gif, me cago en la leche”, se reía entonces la canaria al respecto.

En 2018, Geno también comentó otro vídeo sobre su giro, pero un poco más enfada. Tuiteó que estaba “hasta el mismísimo coño 16 años después con la vuelta al revés. ¡Queréis analizar el vídeo y ver cuál fue el error! ¡Me estáis sacando de mis casillas!”. Añadía que llevaba “16 años riéndome de esto”, y que es un tema que no le generaba sufrimiento. Un año después, en 2019, colaboraba en una promo de Netflix junto a otras estrellas eurovisivas, y allí decía “que no di la vuelta al revés, que la di a destiempo”.