Desde que los realities y talents con famosos llegaron a España, muchas familias han visto a varios de sus miembros concursar. Hay nombres que se nos vienen a todos a la cabeza como los Pantoja, pero también podemos mencionar a las Valverde, los Fernández Ochoa, los Jurado-Mohedano, los Salazar, los Salazar. Una lista que cada vez se hace más grande, y a la que ahora hay que añadir a los Bosé, que se han convertido de forma paulatina en un comodín en los programas de telerealidad.

Noticias relacionadas

La última en sumarse a una aventura es Palito Dominguín, hija de Lucía Dominguín y su segundo marido, Carlos Tristancho.

Nacida en 1996, se define a sí misma como artista y a los 16 años se fue a Londres para estudiar Bellas Artes en la AUB (Arts Universitu of Bournemouth). Además, ha trabajado como modelo para Francis Montesinos, Ángel Schlesser, Ágatha Ruiz de la Prada y Dolores Cortés, entre otros.

Siguiendo los pasos de su hermano Olfo

Palito podrá pedirle consejo a su hermano por parte de madre Olfo Bosé, quien ya estuvo en Supervivientes en el año 2009. Como él mismo relató en una entrevista, hasta antes del reality nunca había utilizado ese apellido. “A mí me pusieron Bosé cuando fui a Supervivientes, hace seis años. Yo no me quería llamar así, pero como aquí, en España, hay que tener un apellido, me dijeron que como Olfo Bosé iba a vender más. Al final, me lo puse, aunque lógicamente le pedí permiso primero a mi abuela”, aseguraba en una entrevista fechada en 2014.

Olfo Bosé estuvo tres semanas en Supervivientes, y su participación no pasó desapercibida. Vivió algunos enfrentamientos, y se sintió traicionado cuando su colega Álvaro Muñoz Escassi le endosó una nominación directa.

En esos 21 días de concurso le dio tiempo para tener un acercamiento romántico con la Miss Ivonne Orsini, a la que hacía pequeños regalos y cubría con todos los detalles que estaban a sus alcances.

El escultor le cogió gusto a los medios de comunicación.Desde entonces se convirtió en un azote para su familia, lanzando mensajes en contra de su tío Miguel. En los últimos tiempos le vimos concursar de nuevo en Mediaset, en Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition.

Compartió mesa y mantel con Sofía Cristo, Rafa Camino, Olvido Hormigos y Raquel Revuelta, y generó muchos comentarios por su gran ático. En aquella ocasión la victoria se le volvió a escapar de las manos, ya que la ganadora fue la hija de Bárbara Rey.

Hay que decir que Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition tampoco se le dio mucho mejor a su abuela Lucía Bosé, cuando concursó a finales de 2019. La actriz y modelo italiana, fallecida en marzo del pasado 2020, fue la primera anfitriona de su edición, y tuvo de comensales a Pablo Carbonell, Antonio David Flores y Cósima Ramirez.

El menú de la protagonista de Ceremonia Sangrienta fue un auténtico desastre, con una pasta dura (que algunos llamaron bazofia), o unas albóndigas con salsa “de bote”, según los participantes. La mayor sorpresa de su concurso fue reconocer que, si naciese de nuevo, le gustaría ser cantante de ópera, y cuando organizó un fin de fiesta poniendo pelucas azules (su clásico tinte de pelo) a todos los invitados.

Bimba Bosé concursó en ‘Levántate: All Stars’

Bimba Bosé, la hermana de Palito fallecida enero de 2017 como consecuencia de un cáncer, también brilló en un programa de Telecinco de famosos: Levántate All Stars, que se emitió entre la primavera y el verano del 2016.

Aunque muchos la tenían todavía como una modelo, en el talent show de Telecinco producido por La Competencia Bimba volvió a cautivar a la audiencia con su faceta más musical (recordemos que era líder del grupo The Cabriolets) y demostró ante las cámaras su arrojo y su fuerza, luchando de manera semanal contra su enfermedad y superándose a sí misma gala tras gala.

Bimba Bosé participó en Levántate: All Stars junto a su amiga Silvia Superstar, del grupo Killer Barbies, y dejaron versiones de temas como Billie Jean de Michael Jackson y La Chica Yeyé. Nunca fueron las ganadoras de la noche, pero los jueces Mario Vaquerizo y Alaska (íntimos de Bimba) las seleccionaron para que pasasen directamente a la final, en la que ganó Melody y su padre Lorenzo Molina.

Lucía Dominguín y Nicolás Coronado, dos chef en Televisión Española

Más allá de Telecinco, hay que decir que los miembros del clan Bosé también han coqueteado con el género del talent show en Televisión Española. Y es que no olvidemos que en la última edición de MasterChef tuvimos a Lucía Dominguín, la madre de Palito, y a Nicolás Coronado, el hijo de José Coronado y Paloma Dominguín.

Nicolás, que siendo un bebé de poco más de un año posó acurrucado en los brazos de su tío Miguel Bosé en la portada del disco Los chicos no lloran (1990), fue una de las grandes revelaciones de la temporada. Carismático, simpático y educado, entró al concurso admitiendo que no solía pisar la cocina de su casa. Llegó a la final del concurso, y se quedó como quinto clasificado.

Por su parte, Lucía Dominguín tenía un reto no menos difícil: tal como reconoció durante el concurso, ella no tenía ni gusto ni olfato. Fue muy tenaz en el concurso, aunque se convirtió en la quinta expulsada junto a Perico Delgado. Luego fue repescada, pero no duró mucho más en el concurso. El día que salió definitivamente de las cocinas llevaba una camiseta con la foto de su hija Bimba Bosé, “Está en mi vida todos los días”, explicó con emotividad, enseñando ademá un tatuaje que lleva en su memoria.