En la gala de La isla de las tentaciones de este jueves, los espectadores podrán ver un momento muy esperado. Y es que dos de los grandes protagonistas de la tercera edición, Lucía y Manuel, se verán las caras en una hoguera de confrontación.

Noticias relacionadas

La gota que colmaba el vaso llegaba la pasada semana cuando la emisión de un vídeo en el que se podían escuchar los jadeos de Manuel y Fiama, la joven gaditana se hartó y pidió verse las caras con su pareja. 

"¡Ya! ¡Para! Pero, ¿esto qué es?", decía Lucía mientras escuchaba los jadeos de su novio y la canaria. "No voy a aguantar más humillaciones de este ser asqueroso. Se acabó, he llegado a mi límite. ¡Fin!", confesaba antes de levantarse y marcharse. 

¡ATENCIÓN, SPOILERS! 

Como ya se puede ver en Mitele PLUS, en la hoguera de confrontación, Manuel empieza justificándose porque había llegado “una persona que le gusta de verdad”. Su pareja le dice que lo que tenía que hacer era apartarse, tal y como había hecho ella dentro de su villa.

Los reproches va a más, y Manuel acaba derrotado y llorando. “Pierdo una persona falsa y mentirosa pero gano muchas verdaderas” le advierte Lucía, que ya apuntó en su presentación que podría ser “la cornuda de Puerto Real, pero no de España”, en referencia a otras infidelidades de él.

Tras hablar sobre todo lo que ha sucedido durante el programa, Lucía se muestra muy entera e impasible, mientras que Manuel se muestra muy triste. Eso no le impide, sin embargo, reprochar a su chica algunos juegos de los que vio en la piscina.

Sandra Barneda anuncia el final de la hoguera y les dice que es el momento de tomar “la gran decisión”. Así, pregunta a Manuel si quería abandonar con Lucía, solo, con otra persona o volver a la villa. “Lo mismo estoy cometiendo un error muy grande, que creo que no, pero quiero salir de aquí pero conociendo a Fiama, que es lo que siento”.

“¿Das por terminada tu relación con Lucía?”, pregunta Sandra Barneda. “Sí, lo siento”, responde él. “¿Por qué te va a doler, si no lo sientes?” pregunta Lucía. La presentadora le indica a la participante que su relación se había roto, y que qué sentía.

Ella responde que está mejor de lo que esperaba, y que “Manuel es tonto, porque Fiama le ha utilizado y que duda de que le vaya a querer para toda la vida”. Lucía, por su parte, abandona la experiencia sola, con el deseo de Sandra Barneda de que sea “muy feliz”.

“De verdad, me has humillado mucho, me has humillado mucho....”, le dice también Lucía, que no tiene problemas en recordar los encuentros sexuales que ha tenido con la tentadora Fiama. Sin embargo, ella no le echa la culpa a Fiama, sino solo a Manuel, que es “el que tiene pareja”.

Manuel le pide un abrazo, pero Lucía se lo niega. “Yo te doy un abrazo y te vas con la otra allí y te besas y le dices te quiero y que nos vamos juntos... De verdad, lo siento, más humillaciones no”, sigue diciendo la participante, que invita al que parece ya su expareja a “dejar el drama”. 

Finalmente, Manuel termina saliendo del concurso con Fiama y con todos sus compañeros de la villa deseándole suerte. “Con esta experiencia ha brillado la autenticidad”, dice en su salida, contento por haber sido fiel a sí mismo.