Hokusai

La tecnología es como una ola de fuerza desmedida. Y no hay ola mejor que la de gran ola de Kanagawa, el grabado creado por el artista japonés Katsushika Hokusai y publicado entre 1830 y 1833. En este espacio dibujaré imágenes de este otro mundo flotante que nos nutre, nos muta, nos transporta y a veces, sólo a veces, nos destruye.

LP debería haber sido mi canción del año...

LP debería haber sido mi canción del año...

Robo a Spotify: los hackers deciden quiénes son mis “artistas preferidos”

Es un momento bonito del año. Spotify me ofrece la oportunidad de descubrir cuáles son mis artistas preferidos de 2017. Aquellos que más me han entretenido en la carretera, de camino a Asturias o mientras escribo. Luego genera una lista de canciones que puedo guardar para la posteridad.

Como soy un tipo predecible, estaba convencido de que este año la victoria sería de LP, esa magnífica cantante y compositora que, después de trabajar para artistas famosos como Rihanna o Christina Aguilera, me enganchó con temazos como Lost on you y la extraordinaria When we´re high. Como soy un tipo familiar, no hubiera sido imposible que la canción más reproducida fuese el You´re welcome de Jordan Fisher y Lin Manuel Miranda de la película Moana (Vaiana en castellano). O el Shiny de Jemaine Clement para la misma película. 

Pero cuál fue mi sorpresa al descubrir que mi artista favorita es algo llamado ‘Nyalaria’, que mi grupo predilecto son unos tales ‘Phingerneous’ y que, entre mis cien temazos del año, se habían colado ‘Fentaex’. Ninguno de ellos están en ninguna de mis listas de canciones. Ninguno está descargado en mi teléfono, mi fuente favorita de Spotify. Y al escucharlas descartó que fueran grupos suecos de Death Metal. Es música de ascensor. Del ascensor más aburrido del mundo.

Buscando en foros de Internet descubrí que es un problema bastante habitual y que puede estar relacionado con el uso por parte de alguna aplicación conectada a mi cuenta. Algunos usuarios lo han relacionado con un mod para el programa de reproducción de música Winamp, denominado spotiamb 0.2.1, que puede haber sido utilizado como puerta trasera para acceder a Spotify.

Las canciones que supuestamente escucho son música ambiente barata y muy similares entre sí. Apenas ritmos básicos sin interés alguno. Pero los hackers no sólo han conseguido colarse entre las canciones que reproduzco en Spotify: también las han convertido en mis canciones más escuchadas del año, lo que implica que buena parte del dinero que pago por el servicio se ha convertido no en derechos para mis autores predilectos sino en botín para los piratas. Es un robo a mano armada contra Spotify. He intentado contactar con la compañía sobre el tema y en cuanto me transmitan una versión oficial actualizaré esta entrada.

Si tienes el problema puedes hacer varias cosas. Una muy sencilla es entrar en la página de resumen de tus canciones en Spotify y descubrir si tienes en tu lista de cien canciones del año algunas de las sospechosas.

Atención a nombres mencionados por la comunidad como Bhardique, Fentaex, Arnament, Spacial Persun, Slightless, Vendurable, Shemchic, Venduzza, Derainger, Fraid, Befroseen, Rhuchem, Exhaltor, Might Reader, Praiseant, Rigorous Alchemist, Phenomonity, Shadowed Witness, Joy of Zeus y Nyalaria.

Todas estas “bandas” tienen características similares. Todos tienen un álbum con cerca de diez canciones y se reproducen cuando no estás utilizando tu cuenta premium. En concreto, yo sólo he detectado el spotiamp cuando no uso Spotify pero lo tengo abierto de fondo. En cuanto quiero usarlo parece desactivarse. No tengo forma de saber si cambiando la contraseña resolverá el problema porque no me afecta a mí -no parece que haya un pico en tráfico móvil desde esta aplicación y no ha interferido con mi uso hasta ver mi resumen de 2017. Afecta a Spotify y a su reparto de ingresos. 

No está claro cómo afecta a las contraseñas de Spotify, o si éstas se ven comprometidas. Actualizaré si tengo más información. Si te ha pasado algo así, compártelo conmigo a través de Twitter en @uriondo o envía un mail a la sección de Empresas y Medios de EL ESPAÑOL (empresas@elespanol.com)