Blog del suscriptor

Una mirada a la enfermedad mental

.

.

  1. Blog del suscriptor
  2. Opinión

En los últimos días mucho se ha hablado sobre la enfermedad mental por lo que hemos podido escuchar y leer todo tipo de opiniones formadas y desinformadas.

Las personas con padecimiento mental sufren una enfermedad tratable y que puede curarse en algunos o muchos casos si se invirtiera en nuevas terapias y la psiquiatría dejase de ser la hermana pobre de la medicina.

La enfermedad mental sigue siendo una gran desconocida que ha sido y es vista con desconfianza propia del desconocimiento.

Existen asociaciones que trabajan en la inserción laboral de los pacientes, mediante la formación y la creación de talleres ocupacionales que sirven de transición hasta el empleo protegido para terminar en el empleo no protegido.

Las personas con padecimiento mental que se introducen en el mercado laboral pueden tener dificultades añadidas en los trabajos donde tendrán que demostrar más e incluso soportar acoso laboral.

Muchos pacientes no requieren de ingreso hospitalario porque pueden ser atendidos con éxito en los módulos de salud mental donde un equipo multidisciplinar se encarga del tratamiento adecuado para cada persona.

Los pacientes que requieren de un ingreso, en gran parte solo requieren de estancias cortas debido a los avances realizados en la psiquiatría a pesar de ser la hermana pobre de la medicina.

La recuperación es larga, laboriosa y posible. Las personas con padecimiento mental, se enfrentan a grandes dificultades como son la estigmatización e incomprensión por desinformación, incluso acoso por parte de algunas personas que proyectan sobre los pacientes su enfermado estado mental.

A lo largo de Historia las personas con padecimiento mental han sufrido todo tipo de persecuciones. Hoy en día existen muchas personas dedicadas a este colectivo al que la sociedad, el sistema y la Historia les debe apoyar para revertir una injusta discriminación debido a la igorancia e interéses políticos que también sacan provecho de las personas que viven y padecen está discapacidad recuperable si hubiese voluntad para ello.