Opinión

España 92

  1. Opinión
  2. Blog del suscriptor

Nuestro hermoso país llamado España ha pasado una semana de aúpa. Por sorpresa para algunos, incluido el vencedor de la moción de censura, Pedro Sánchez Pérez – Castejón ha sido nombrado Presidente del Gobierno. ¿O no?

El Congreso de los Diputados tiene 350 escaños. La mayoría absoluta está en la mitad más uno de ellos, es decir, 176 votos a favor o en contra. Las abstenciones no se decantan nunca hacia un lado u otro. El grupo parlamentario mayoritario que sustenta esa presidencia es el Partido Socialista Obrero Español con 84 diputados. Curiosamente él formaba parte hace meses, si bien dimitió y abandonó el escaño por diferencias en el momento de abstenerse en la votación de conceder la confianza a Mariano Rajoy Brey.

De forma paralela, soy consciente que a los catalanes independentistas les fastidia la palabra, tomaron posesión los consejeros del gobierno de la Comunidad Autónoma de Cataluña, formado por miembros del PdCat y ERC. Sí, tras el fallido -o no completado- Golpe de Estado allí, nombraron a unas personas huidas de la Justicia o en prisión preventiva. El Gobierno y el Juez se opusieron a dicho nombramiento, como no podía ser de otra manera. Sorprendentemente, tras apoyar la moción de censura del PSOE, los separatistas catalanes, con el infame Presidente Torra, propusieron a una serie de candidatos, al parecer limpios de responsabilidades en infracciones penales. Tomaron posesión con ciertas e incomprensibles formas de promesa o juramento, sin respetar ni la liturgia ni el mínimo exigido en un estado democrático y de derecho. ¿Quién pone la esquila a la oveja?

El primer acto del gobierno de la Comunidad Autónoma fue permitir la instalación en el balcón del Palacio de la Generalidad una pancarta solicitando la “libertad de los presos y exiliados”. Los símbolos, como el bastardo lazo amarillo, identifican a las personas e instituciones favorables al Golpe de Estado. La significación del consentimiento es muy clara: enarbolan una señal para que, aquellos que en lontananza o estupidez no comprendan todavía las aviesas intenciones del gobierno, entiendan todo de forma clara y nítida.

Una de las disposiciones del primer Consejo de Ministros ha sido levantar el control sobre las cuentas de aquella Comunidad. No le ha faltado tiempo, no, pese a ser consciente de la pancarta como declaración de intenciones. Es más, el Presidente Torra sigue rindiendo pleitesía al fugado Puigdemont y los consejeros en prisión preventiva. ¿Qué ha cambiado en una semana? Los golpistas siguen con sus intenciones y el gobierno vuelve a poner a su disposición dinero público. El PdCat tiene 8 representantes en el Congreso de los Diputados; ERC cuenta con 9 en dicha cámara.

El Gobierno de la Comunidad Autónoma Vasca, con su Presidente Urkullu a la cabeza, ha pedido avanzar en la “bilateralidad y autogobierno” a Sánchez Pérez-Castejón. Normal, también apoyaron la moción de censura. Pese al pedazo de presupuestos que habían arañado del gobierno de Rajoy, el PNV -muy patriotas ellos con sus 5 miembros en el Congreso de los Diputados- siempre quieren más, más y mucho más.

Sus declaraciones sobre el traslado de presos a establecimientos penitenciarios de aquella comunidad autónoma, así como el traspaso de competencias en dicha materia a ese gobierno, suponen un precio que, pronto veremos, si ha asumido Sánchez Pérez-Castejón o no. Esa bastarda reivindicación es algo histórico de la banda terrorista ETA. El grupo más cercano a los terroristas es Bildu, quien cuenta con 2 miembros en el Congreso de los Diputados. ¡Qué casualidad que ambos grupos piensen en lo mismo!

Hasta aquí se ve el mayor peso de la deuda por votar a favor de la moción para conseguir la presidencia del Gobierno de España. Sin embargo, hay 67 miembros del Congreso de los Diputados a falta de un favor: Unidos Podemos, coalición de Izquierda Unida -una coalición en sí misma-, En Comú Podem y En Marea -entre otros-. Mediante declaraciones y discursos, abrazos y presiones, no digamos ya los diversos ofrecimientos, al menos hasta el momento, han recibido indiferencia: ningún ministerio, pese a la variopinta procedencia de cada uno de los elegidos.

Nueva Canarias es complementario al PSOE y cuenta con 1 diputado en el Congreso. Mientras tanto, Compromís con sus 4 diputados en el Congreso, gobierna en coalición con los socialistas en la Comunidad Valenciana; es el único que ya tiene su tajada. Además de ese trocito, también están investigados por los juzgados en una trama de corrupción. Según parece, tenían una estructura parecida a la trama “Gürtel”. Curiosamente Sánchez Pérez-Castejón se valió de esa sentencia para ganar su puesto de Presidente del Gobierno.

El PSOE precisa los 92 votos para sacar adelante las medidas del gobierno. Pero, ¿cuánto costarán a los ciudadanos de España ese apoyo -o apoya-?

Esto del género en los nombres se nos va de las manos. Intentemos conservar el humor, ante la presumible catástrofe.