Opinión

La fe hace pacientes... La realidad, incrédulos e impotentes

  1. Opinión
  2. Blog del suscriptor

Nacimos sin pedirlo, en un lugar no elegido y con estructuras sociales ya diseñadas. Estas realidades, diría mi querido profesor y amigo Alfredo Colorado, sacerdote, exmarianista, son como la “cuadratura del círculo” o crees o no, pero ahí están. 

Tenemos que saber decidir según principios personales al tiempo que admitir la existencia de otras realidades que, tangibles o no, ahí están. No podemos demostrar la “Trinidad” pero sí creer. Igualmente podemos reconocer los “extremos” pero no aceptarlos como sistemas paritarios para una convivencia justa.

Mi fe me ayudará a aceptar, aún con lágrimas de rabia y dolor, las mentiras históricas de las numerosas “CUP” que pululan a mi alrededor, pero nunca mi fe me obligará a razonar en base a libretos redactados con letras interesadas, elitistas y gremiales, creadores de realidades sociales intangibles; estos libretos producen impotencia.

Ciertas realidades actuales, manejadas astutamente, proyectan paraísos cimentados en heroicidades históricas falsas, pero, en “verdad” dibujan desigualdades, pobreza y enfrentamientos.

En la época que nos toca vivir existe una terrible realidad, la realidad del silencio de los que nos predican la fe ante tantas y tantas realidades humanas politizadas.Silencio interesado de la “corte” religiosa ante la mentira del separatismo... Silencio ante tanta “fe” dañada y silencio interesado para mantener su “Statu Quo”.

Por todo ello, mi querido Alfredo Colorado, la fe nos hace pacientes ante tantas y ciertas realidades cobardes.

Ya es hora que la Curia religiosa hable de verdades y realidades y pare de exigir, simplemente, fe paciente.