Redacción | Agencias Emilio Martínez

Un total de 59 personas inmigrantes, en su mayoría varones adultos, salvo dos menores, han sido interceptados durante la madrugada de este sábado tras alcanzar distintos puntos de la costa de la provincia de Alicante a bordo de cinco pateras. Hay que remontarsea finales de junio de este año para encontrar un precedente similar, cuando otras cinco pateras llegaron a tierra con 62 tripulantes a bordo. Como viene siendo habitual en esta zona de España, la mayoría de los que se suben a este tipo de embarcaciones responden al perfil de ser adultos, varones y procedentes de Argelia. 

Noticias relacionadas

Con respecto a las llegadas de este sábado noche y domingo de madrugada, fuentes de la Guardia Civil y de la Cruz Roja han informado que la primera embarcación localizada fue en la cala del Tío Ximo de Benidorm, a las 22.30 horas de anoche, con once hombres adultos argelinos, en buen estado de salud.

Más tarde, a la 1.45 horas se interceptó a otros catorce inmigrantes argelinos, uno de ellos de 17 años, que habían llegado en una embarcación neumática a Santa Pola del Este, y a las 2.40 fueron localizados doce varones más en la playa Vistamar de Cabo Roig, en el término municipal de Orihuela, también en este caso de origen argelino.



La cuarta patera fue localizada a las 6.55 horas en la playa de l'Albir de l'Alfàs del Pi con catorce personas, todos hombres adultos, salvo una mujer y un menorSobre las 7.50 horas fue avistada por un testigo una quinta y, por ahora, última patera en la playa de la Higuerica de Pilar de la Horadada con un total de ocho inmigrantes, (siete hombres y una mujer).

Dispositivo de Cruz Roja para atender a las personas que llegaron en patera la semana pasada.

Procedimiento y sospechas

El procedimiento dicta que sea el Servicio Marítimo de la Guardia Civil el que intercepta y recepciona la llegada de pateras a la provincia. Esto significa que se encargan de su traslado a un punto concreto, el puerto de Alicante ciudad, donde un dispositivo de Cruz Roja se encarga de la atención médica de estas personas para su posterior custodia por parte de la Policía Nacional.

Sin embargo, ninguna de estas fuentes se atreve a confirmar las sospechas que sobrevuelan desde hace tiempo: las pateras se estarían valiendo de una embarcación nodriza que las acerca a la costa donde, aprovechando la oscuridad de la noche, intentan pisar suelo español.