Redacción | Agencias Andrea Reinosa

Un adolescente de 17 años ha sido ingresado en el Hospital General de Alicante con una posible miocarditis, hecho que coincide con que hace unos se le pusiera la segunda dosis de la vacuna contra la Covid-19. Sin embargo, su estado de salud no es grave y los médicos dicen que todavía necesitan realizar algunas pruebas para dar un diagnóstico definitivo

Noticias relacionadas

Este chico recibió la segunda inyección contra el virus hace unos días y poco después comenzó a presentar síntomas relacionados con la inflamación del miocardio (miocarditis), por lo que fue hospitalizado.

Las mismas fuentes han precisado que la miocarditis es uno de los efectos secundarios descritos en la literatura científica de las vacunas aunque es "muy infrecuente" y, además, en su inmensa mayoría los pacientes suelen presentar una "buena evolución".

No es el primero

En las últimas semanas, el Hospital General de Alicante tuvo otro enfermo de miocarditis (en este caso sí confirmado el diagnóstico), que había recibido la segunda dosis de la vacuna unos días antes. Esta persona ya ha sido dado de alta. 

En este segundo paciente, tras confirmarse la miocarditis se informó al sistema de farmacovigilancia de la Comunitat Valenciana de la situación para que analice si existe o no relación entre su caso y la vacuna de la covid-19, sin que se conozca aún el resultado.

La enfermedad

La miocarditis es la inflamación del músculo cardíaco (miocardio), lo que reduce la capacidad de bombear del corazón, con la consecuente aparición de arritmias o ritmos cardíacos rápidos o anormales.

Por lo general, la enfermedad aparece como consecuencia de una infección viral, aunque también se han dado casos de reacciones a medicamentos. Entre sus principales síntomas se encuentran el dolor en el pecho, la dificultad para respirar (en reposo y en actividad) y las arritmias. 

Según los datos publicados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), de los 9 millones de adolescentes estadounidenses que habían recibido la primera dosis de la vacuna, algo más del 4% desarrolló miocarditis. Asimismo, menos del 1% tuvo que recibir atención hospitalaria en la semana posterior a la inoculación.

Desde los CDC afirman que los casos de miocarditis o pericarditis se dan más frecuentemente en adolescentes y adultos jóvenes de 16 años, y además del sexo masculino. Fueron más frecuentes tras la segunda vacuna y por lo general los síntomas aparecieron en días posteriores.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el riesgo es mínimo y que la incidencia de los casos no es muy alta. Además, por lo general los pacientes tienen una buena evolución y se recuperan a los pocos días. Asimismo, los CDC siguen recomendando vacunarse contra la Covid-19 a todas las personas mayores de 12 años, dado que el riesgo del coronavirus y las posibles complicaciones es mucho mayor.