Alicante

El cementerio de Torrent se ha convertido este lunes en el escenario del sangriento enfrentamiento entre dos bandas. De este choque han fallecido dos personas y una tercera, que estaba visitando el camposanto por la festividad de Todos los Santos ha resultado herida.

Noticias relacionadas

El crimen se ha cometido alrededor de las 10:15 horas, cuando dos clanes de raza gitana se han enfrentado con armas de fuego. Era un momento en el que había poca gente en el camposanto ya que era temprano y caía una ligera lluvia.

El primer fallecido, de 45 años, pertenecía a una familia de raza gitana llamada Los Bocanegra. A ella pertenecía también el herido, de 20 años. El segundo fallecido, en cambio, era un hombre de 78 años que había acudido a la tradicional visita de Todos los Santos.

El herido de 20 años ha sido trasladado por el servicio de Urgencias con un vehículo de Soporte Vital Básico al Hospital General de Valencia. Allí se encuentra "estable y, de momento, fuera de peligro", según fuentes de ese centro que recoge Efe.

Tensa tranquilidad

Si la violencia del suceso ha sorprendido por la mañana de este lunes a las autoridades, la preocupación porque los enfrentamientos se extendieran se había mantenido durante la tarde. Según las fuentes de la investigación, se desconoce quién es el autor o si habían sido varios los responsables del tiroteo. 

Un estrecho dispositivo de vigilancia coordinado entre la Policía Local y Nacional se ha desplegado en el barrio donde vive la familia Bocanegra para prevenir esos posibles incidentes. Como recoge Efe, la tarde del lunes ha transcurrido con una tensa tranquilidad.

El temor a las posibles represalias entre los clanes no ha desaparecido, pese a la ausencia de más enfrentamientos. De hecho, las fuentes de la investigación estiman que es lo habitual porque el proceder de estas familias es desaparecer durante un tiempo, lo que alargaría el conflicto.

En este contexto, desde el Ayuntamiento de Torrent han lanzado un mensaje de tranquilidad a la población. Ahí han señalado que en todo el municipio hay un amplio despliegue policial para localizar al autor o posibles autores de estos disparos.

Este violento choque ha trastrocado todo el plan de las familias que querían acudir a presentar sus respetos a sus difuntos. Tras el levantamiento de los cadáveres, ordenado por el juzgado de guardia, el cementerio de Torrent ha pasado el día cerrado al público para facilitar la actuación de la policía científica, que ha investigado las circunstancias en que se produjo el tiroteo.