Alicante

Los fundadores de un club cannábico de Ondara, al norte de Alicante, se han librado de entrar en la cárcel por traficar con marihuana porque su adicción demostrada a esta droga ha actuado como atenuante

Noticias relacionadas

En concreto, la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Alicante ha condenado a sendas penas de dos años y medio de prisión, por delitos contra la salud pública y asociación ilícita, al presidente y al secretario de la registrada en su momento como 'Asociación de usuarios y estudios cannábicos Marina Alta', por ser utilizada su estructura para traficar con drogas.

La sentencia es el resultado del acuerdo de conformidad alcanzado durante el juicio por la Fiscalía y las defensas de ambos, por el que los acusados se declararon culpables y aceptaron las condenas solicitadas por estos hechos. 

Creada "para el estudio y divulgación"

Según recoge la resolución judicial, los estatutos de la asociación, constituida en noviembre de 2013, establecían que su objeto consistía en actividades de estudio, reflexión y divulgación científica en torno al uso del cannabis, al tiempo que descartaban expresamente fines ilícitos como el favorecimiento y la facilitación del consumo de estupefacientes. 

Sin embargo, el 5 de febrero de 2016, los penados vendieron a un joven de 17 años que no era socio del club 12,6 gramos de marihuana. Tras conocer ese hecho, la Guardia Civil y la Policía Nacional establecieron un dispositivo de vigilancia en torno a la sede de la asociación e interceptaron a cinco personas saliendo de la misma con bolsas llenas de la misma sustancia. 

Durante el posterior registro del local, los agentes se incautaron de 543 gramos de cannabis sativa, así como de dos básculas de precisión y bolsas de plástico preparadas para la distribución de la droga. En la sentencia, queda como hecho probado que dicha sustancia incautada, hubiera alcanzado en el mercado ilícito el precio de 2.655 euros. 

Acuerdo para no entrar en la cárcel

Conforme al acuerdo de conformidad entre las partes, la Sala ha aplicado a los condenados las atenuantes de dilaciones indebidas y drogadicción y ha acordado la suspensión de la ejecución de las penas de prisión con la condición de que se sometan a un tratamiento de deshabituación de la adicción al cannabis que padecen

Ambos sentenciados, reza la sentencia, padecen sendos "transtornos de consumo de cannabis de tipo grave, con adicción al mismo, lo que afectaba a su actuación. En última instancia, se ha acordado la disolución de la asociación y cancelación de inscripción en el registro.