Alicante

Alicante afronta su primer fin de semana sin toque de queda tras el cese del estado de alarma declarado para frenar la pandemia del Covid, y desde la Policía Local han organizado un dispositivo para garantizar el cumplimiento de las medidas sanitarias frente al Covid como el uso de la mascarilla obligatoria y las distancias sociales.

Noticias relacionadas

En concreto, el Ayuntamiento ha dispuesto un refuerzo con 300 agentes para "controlar los botellones, prevenir fiestas con aglomeraciones y hacer cumplir los aforos en zonas de ocio".

Por un lado, para evitar el consumo de alcohol la Policía Local va a organizar un Plan Antibotellón. Los agentes realizarán controles itinerantes y se estarán moviendo por toda la ciudad, y por los lugares y zonas donde se suelen concentrar como los castillos, la Ereta, las calas, cabo de las Huertas, Golf y las inmediaciones de la Playa de San Juan, así como en el Casco antiguo.

La Policía Local desplegará para llevar a cabo todo el dispositivo a efectivos de las unidades de Barrios, Tráfico, Usec, Fox, Canina y el Goir, así como del Servicio Nocturno y de la unidad de Atestados.

Asimismo las celebraciones privadas tienen un peso importante en la transmisión del virus aumentando la probabilidad de contagio, por ello se solicita a la ciudadanía continuar demostrando el comportamiento cívico de los últimos meses, que han transcurrido sin incidentes y con máximo respeto a las medidas sanitarias.

Además, tal y como se viene haciendo en las últimas semana la Policía Local ha previsto también un dispositivo en las zonas de Ocio, los locales y las terrazas que estarán vigilados por la unidad Fox y un refuerzo para que con presencia policial fija se garantice que se cumplan las medidas de aforos, agrupaciones de personas, uso de las mascarillas y las distancias sociales. 

Las cinco playas de Alicante se controlarán con agentes por tierra, mar y aire, reforzando también con mensajes por megafonía el respeto de las distancias, el uso de mascarillas cuando se pasea, la primera línea de playa, y se patrullará por la arena con los quads, con lanchas y agentes por los paseos. 

Para evitar un repunte de contagios de Covid se apela al compromiso individual y comportamiento social de cautela y autoprotección minimizando los riesgos, y adoptando medidas de reducción de aforos con el fin de evitar el incremento y posible transmisión de la enfermedad. 

El concejal de Seguridad, José Ramón González, ha señalado que "no se va a bajar la guardia, y la Policía Local va a seguir trabajando para evitar un retroceso en los avances conseguidos frente a la pandemia, y se vigilarán los botellones para prevenirlos".

González ha pedido "seguir manteniendo la precaución, las distancias y minimizar los riesgo de contagios, llevamos más de dos meses en nivel de riesgo bajo y el programa de vacunación está avanzando a buen ritmo por lo que es necesario continuar garantizando la seguridad y la salud de todos".

Medidas obligatorias

Además, los agentes velaran por el uso de la mascarilla de protección, y las distancias sociales, desde la Generalitat valenciana se obliga a cumplir el mantenimiento de la distancia de seguridad interpersonal establecida en la Ley 2/2021, de 29 de marzo, de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la Covid-19 de, por lo menos, de 1,5 metros. 

Con respecto al uso de la mascarilla, las personas de seis años en adelante quedan obligadas al uso de mascarillas, tanto en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, con independencia del mantenimiento de la distancia física interpersonal de seguridad. 

Deberá llevar mascarillas en el paseo por los accesos a playas, lagos y demás entornos naturales, paseo a la orilla del mar y de los demás entornos acuáticos, el uso de vestuarios de piscinas públicas o comunitarias, salvo en las duchas. La permanencia en el exterior o interior de establecimientos de hostelería fuera de los momentos estrictamente necesarios para comer o beber.