Alicante

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Alicante ha condenado a penas que suman 50 años y siete meses de prisión a un hombre por abusar sexualmente de cinco menores de edad y obtener imágenes de ellos para elaborar pornografía infantil, según ha informado este lunes el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Comunidad Valenciana en un comunicado. 

Noticias relacionadas

La sentencia, que puede ser recurrida en apelación ante la Sala de lo Civil y Penal del alto tribunal autonómico, establece sin embargo el tiempo máximo de cumplimiento de la condena en 20 años, en aplicación del artículo 76 del Código Penal. 

La Sala ha declarado probado que el penado, de 54 años en el momento de los hechos, captó a las víctimas, que tenían entre 12 y 14 años, en diversos parques de una localidad de la provincia de Alicante entre 2017 y julio de 2019. 

El hombre se ganaba la confianza de los niños, algunos de ellos internos en centros de menores, ofreciéndoles comida, alcohol, tabaco, dinero o marihuana a cambio de que le mandaran fotos de sus partes íntimas o que accedieran a mantener relaciones sexuales con él. 

El fallo judicial considera al acusado autor de cinco delitos de abuso sexual cometidos contra menor de 16 años, de tres delitos continuados de elaboración de pornografía infantil, otro de distribución de dicho material y de un delito de corrupción de menores. 

Además de las penas de prisión, la Audiencia ha impuesto al condenado medidas de alejamiento y prohibición de comunicación con las víctimas y libertad vigilada, así como la obligación de pagar indemnizaciones que suman en total 22.000 euros. 

A juicio una madre por prostituirse delante de su hija

Por otra parte, la Audiencia Provincial de Alicante juzgará este miércoles a una madre acusada de prostituirse delante de su hija de 11 años y dejarla a cargo de algunos de  sus clientes, quienes además abusaron de ella. De hecho, uno de los clientes también irá a juicio por supuestos abusos a la menor. 

Tanto la madre como la hija vivían en Alicante cuando se produjeron los hechos, en la misma vivienda en el que la procesada supuestamente utilizaba para trabajar. Según la acusación, la mujer "hacía que la hija posara para sus clientes, que llegaban a someterla a tocamientos".

En una ocasión, según el mismo relato de los hechos, "la encausada dejó a la niña al cuidado de un hombre, también procesado en esta causa, para que le diera clases de castellano, momentos que aprovechó el en causado para abusar de la menor".