Redacción | Agencias Sergio Sampedro

Agentes de la Policía Nacional pertenecientes al Grupo de Delincuencia Violenta ha detenido al presunto autor de un delito de homicidio en grado de tentativa, quien disparó en varias ocasiones por la espalda a un individuo mientras huía con un arma de fuego durante una venta de droga al menudeo.

Noticias relacionadas

Los hechos ocurrieron la madrugada del 27 de mayo en el barrio Requena de Alicante, cuando la víctima se disponía a comprar sustancia estupefaciente, siendo el supuesto vendedor quien intentó matarle. Al parecer, la cantidad de sustancia que le entregó el detenido a la víctima no se correspondía con el dinero entregado, hecho que inició una disputa verbal que derivó en una leve reyerta entre la víctima y el detenido, interviniendo dos personas más quienes realizaban labores de vigilancia y seguridad.

Fue entonces cuando, el detenido, quien cuenta con múltiples antecedentes por delitos violentos contra las personas a pesar de su corta edad, se dirigió hacia su vehículo y del interior extrajo una pistola semiautomática, al parecer de un lugar oculto que los agentes descubrieron con posterioridad, apuntando hacia la víctima y disparándole hasta en cuatro ocasiones llegando a alcanzarle en la espalda cuando éste trataba de huir.

Después de ejecutar los cuatro disparos contra la víctima, el presunto autor huyó del lugar ocultándose durante la noche hasta que finalmente pudo salir de la ciudad con ayuda del clan familiar, iniciándose una complicada labor investigativa por parte de los agentes del Grupo de Delincuencia Violenta, quienes tras aplicar perfectamente el protocolo en este tipo de delitos, consiguieron dar con la identidad del presunto autor.

A partir de ahí se localizó el arma utilizada oculta en el cuadro de luces del edificio donde presuntamente residía y que, además, se trataba de un arma sustraída en el año 2004 a un miembro de la Guardia Civil.

Búsqueda por la montaña

El investigado se ocultó en domicilios del clan familiar situados estratégicamente en las afueras de poblaciones de la montaña alicantina y que los agentes investigadores definieron "como si de inexpugnables fortalezas se tratara", desde donde se podían controlar los distintos accesos al lugar.

Sin embargo, los agentes investigadores acabaron por centrar la ubicación del investigado en la población de Granja de Rocamora-Cox, donde los agentes procedieron a su detención tras un despliegue sorpresivo realizado en el lugar, mientras que el encausado se encontraba plácidamente disfrutando de una comida familiar.

El detenido, al verse sorprendido por los agentes, trató de huir en vano, pues la policía había acordonado perfectamente la zona para evitarlo, debiendo extremar las medidas de protección habida cuenta de que se temía que pudiera estar armado.

El presunto autor, de nacionalidad española, 22 años edad y con múltiples detenciones anteriores por delitos violentos, ingresó en prisión tras ser puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de la misma localidad. Se le imputan los delitos de tentativa de homicidio, tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas y pertenencia a grupo criminal, continuando gestiones de investigación tendentes a averiguar si el arma pudiera estar relacionada con otros hechos similares.

En cuanto a los otros dos detenidos relacionados con el delito de tráfico de drogas y como miembros de un grupo criminal dedicado a la venta de sustancias estupefacientes, fueron puestos en libertad con cargos a la espera de ser citados por la Autoridad Judicial.

La víctima terminó siendo hospitalizada, pero se recuperó del impacto de bala favorablemente ya que el proyectil salió por su brazo izquierdo tras impactarle en la espalda y no llegí a alcanzar ningún órgano vital.