Alicante

Un hombre deberá permanecer ingresado en un centro psiquiátrico penitenciario por un tiempo máximo de 16 años por apuñalar a su mujer y a su hijo tras sufrir un brote psicótico, en un suceso ocurrido en junio del año pasado en el domicilio familiar, en la Playa de San Juan de Alicante.



Además, el acusado tendrá que cumplir otros nueve años de libertad vigilada con la prohibición de aproximarse a sus familiares a una distancia inferior de 300 metros, según la sentencia dictada por la Sección Primera de la Audiencia Provincial.



La resolución judicial lo absuelve de los dos delitos de homicidio en grado de tentativa de los que se le acusaba, al concurrir la eximente completa de alteración psíquica.



Los hechos enjuiciados se produjeron en torno a las cuatro de la tarde del 18 de junio de 2020, cuando se inició una discusión entre el procesado y su hijo, en la que el primero pretendía eliminar el perfil de Netflix instalado en el televisor doméstico.



En ese momento, el padre acudió a la cocina, cogió un cuchillo jamonero de 20 centímetros de hoja e intentó clavárselo a su hijo, que se refugió tras una mesa. Entonces, la mujer del procesado salió en defensa de su hijo, lo que provocó una pelea.



El hijo, que había sufrido varios cortes en las manos al repeler las puñaladas lanzadas por su padre, consiguió reponerse y salió de la vivienda para pedir ayuda.



Mientras, el acusado se encaró con su esposa y le asestó una cuchillada en el abdomen justo antes de que llegara la Policía y pudiese ser detenido sin oponer resistencia, lo que evitó la muerte de la agredida ante la rápida intervención policial y de los servicios médicos del 112.



El tribunal estima que, en el momento del suceso, el procesado "tenía sus facultades volitivas e intelectivas anuladas a causa del trastorno piscótico", como concluyeron los seis peritos que prestaron declaración en el juicio.



La sentencia subraya también que "existe conformidad de las partes sobre la imposición de una medida de seguridad de internamiento en un centro psiquiátrico", aunque persistían discrepancias sobre su duración.



En todo caso, la Audiencia de Alicante acuerda que el límite máximo de ese internamiento sea de 16 años. La duración final se irá resolviendo en función de la actitud y comportamiento del hombre dentro del centro psiquiático, así como de la evolución que se produzca en los informes de los expertos que lo vayan evaluando en ese periodo.