Alicante

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, quiere que el estado ponga en marcha una política de descentralización de las instituciones en Madrid que no aplica en su propio territorio, la Comunidad Valenciana, donde la mayor parte de órganos de Gobierno y funcionarios autonómicos se encuentran en la capital, Valencia. 

Noticias relacionadas

Puig participó este jueves en la mesa "El modelo territorial para mejorar la economía española", junto a presidentes de otras regiones como Baleares o Andalucía. Y allí volvió a exponer su teoría de que Madrid funciona como una "aspiradora de recursos" por, entre otras cuestiones, el hecho de que la mayor parte de las estructuras del Estado se encuentren allí. 

Esto, según la tesis del Gobierno valenciano, da a la capital española una ventaja competitiva respecto a otras regiones, e incluso le permite bajar impuestos (cosa que Puig califica de 'dumping' fiscal) debido a los recursos de los que dispone debido a su capitalidad. 

El problema es que esto es exactamente lo que ocurre en la Comunidad Valenciana con las principales estructuras de la Generalitat, que tienen sede en Valencia al igual que la mayor parte de sus funcionarios. 

De las 11 consellerias que tiene el Botánico (si se excluye Presidencia), solo una supuestamente está fuera de la capital del Turia: la Conselleria de Innovación, que el presidente anunció que operaría desde Alicante. Sin embargo, esa promesa no se ha materializado, y la mayor parte de sus trabajadores continúan en Valencia. 

Otro caso sintomático se da con Turismo. Puig suele hacer referencia a la contradicción que supone que la sede de Puertos del Estado o el Instituto Oceanográfico esté en Madrid (este último lo citó en su intervención en el Cercle), pero lo cierto es que lleva dos campañas electorales prometiendo (sin cumplirlo) que creará una Conselleria de Turismo y que estará en Benidorm, ciudad que concentra la mayor parte del volumen turístico de la región. 

De hecho, no solo no ha ubicado en la capital turística la Conselleria, sino que ni siquiera la ha creado, y la ha mantenido como una Secretaría Autonómica adscrita a Presidencia. La mayor parte de su personal opera desde Valencia, a pesar de que Benidorm sí tiene la sede del Instituto Valenciano de Tecnologías Turísticas (Invattur).

Del resto de organismos secundarios, el más relevante fuera de Valencia es el Síndic de Greuges, que se encuentra en Alicante, así como la Sociedad de Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana. 

Esta centralización de los recursos en la Comunidad Valenciana tiene también su variante desde el Gobierno central. Según los datos del último Boletín Estadístico del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas (enero de 2020), Valencia concentra 20.550 funcionarios estatales, el 60% de la autonomía. Alicante se queda con 9.740, el 28%, y Castellón con el 12% restante (3.843).