Andrea Reinosa Redacción | Agencias

Un vecino de la localidad alicantina de Calpe ha sido detenido por un delito contra el patrimonio histórico. Los agentes de la Policía Nacional localizaron en su domicilio piezas de gran valor histórico. Entre ellas una moneda de oro hispanomusulmana, que sería la pieza clave en la investigación.

Noticias relacionadas

La Policía Nacional ha recuperado la pecunia, fechada entre 716 y 717, procedente de un expolio y que iba a ser vendida en un conocido portal de anuncios de segunda mano. En el registro también se han encontrado otras piezas de gran valor, que también han sido aprehendidas al arrestado.

La moneda es un dinar bilingüe o de inducción, acuñada en Córdoba. Se trata de uno de los 24 ejemplares localizados en el mundo, y su origen coincide con una de las primeras emisiones de moneda tras la conquista musulmana de la península ibérica. La Dirección General de la Policía en un comunicado ha resaltado su gran "cotización en el mercado".

Ciberpatrullaje 

Los agentes de la Brigada de Patrimonio Histórico comenzaron la investigación en una operación de rastreo y ciberpatrullaje. En ella se toparon con un anuncio en una conocida red social donde se ofrecía una moneda de oro. Al examinar la imagen comprobaron que, por los restos de tierra suelta que mostraba en su superficie, habría sido objeto de un expolio reciente.

Tras esta primera búsqueda, los agentes descubrieron que la persona que decía tener la pieza se encontraba en la provincia de Barcelona. Ahí decidieron tomarle declaración para tener más datos sobre su extracción.

En las declaraciones, el investigado comentó que la moneda pertenecía a un conocido suyo, afincado en Calpe. Y, a través de una popular página de objetos de segunda mano, este se la vendió.

Con esa pista, los agentes pasaron a la identificación y localización de este segundo sujeto. Y, tras comprobar los datos, fue detenido y acusado de un delito contra el patrimonio histórico por actos de expolio.

Monedas de gran valor

Los agentes registraron su domicilio y le requisaron la moneda, junto a otras piezas encontradas de gran valor. Entre ellas, otras dos monedas de plata, un sello o anillo de oro de origen musulmán, un sestercio con el busto del emperador romano Trajano y tres detectores de metales.

El artículo 323 del Código Penal castiga con pena de prisión de seis meses a tres años o multa de doce a veinticuatro meses el que cause daños en bienes de valor histórico, artístico, científico, cultural o monumental, o en yacimientos arqueológicos, terrestres o subacuáticos. Con la misma pena se castigarán los actos de expolio en estos últimos.

Finalmente, las piezas han sido recuperadas y se encuentran depositadas en el Museo Arqueológico de la ciudad de Alicante (MARQ) para su estudio y análisis.