Ximo Perles, concejal de Compromís en Calpe y asesor del partido en la Diputación de Alicante, ha fijado su despacho profesional como abogado en el Palacio Provincial de la institución. Perles está colegiado desde 2016. Y aunque solicitó información sobre la compatibilidad de su cargo público con el ejercicio privado de la abogacía, finalmente, no la ha pedido.

Noticias relacionadas

Esta acusación fue el arma elegida el miércoles por el PP para devolverle a Compromís todos sus reproches de opacidad e irregularidades en la provincia. El portavoz popular, Eduardo Dolón, arremetió con los documentos en mano contra el portavoz y único diputado nacionalista, Gerard Fullana.

Según figura en el censo del Colegio de Abogados de Alicante, el despacho de Perles está inscrito en el edificio de la Diputación. El Partido Popular considera este hecho "un quebrantamiento de las normas que afectan al personal laboral, al usar recursos públicos para actividades privadas".

Además, Perles cobra como asesor político un sueldo bruto anual de 55.000 euros, según los datos oficiales de la Diputación, al tiempo que tiene su despacho privado en las oficinas de la institución pública. Cuando pidió información sobre la compatibilidad de ambas actividades, se le advirtió por escrito que no solicitarla oficialmente acarrea una infracción muy grave.

Fraude de ley

En declaraciones a EL ESPAÑOL, Perles asegura que sólo trabaja para Compromís y que en las oficinas de la Diputación solo recibe a alcaldes y concejales de este partido, por lo que no considera que sea una actividad privada. Eso sí, reconoce firmar recursos y denuncias de Compromís como abogado, no como asesor.

Desde el PP, en cambio, le recuerdan que “el hecho de que su único cliente como abogado sea Compromís no significa que éste sea un cliente privado cuando firma como abogado ejerciente”. Por eso, el popular Dolón se preguntó por qué no ha fijado la sede del partido en la ciudad como domicilio de su despacho profesional de abogado.

El PP ya anunciado que presentará una queja formal ante el Colegio de Abogados de Alicante “por actitud impropia y falta de ética” profesional.

Incompatibilidad

En su descargo, Perles asegura que la información que solicitó sobre la compatibilidad no estaba referida a su trabajo como abogado, sino para ejercer de administrador de una empresa. En el informe que respondía a su petición de información, el entonces diputado de Hacienda, le recordó que se debía “cumplir con las exigencias normativas vigentes en relación con el ejercicio de una segunda actividad”.

También, se le informó de que “el ejercicio de actividades profesionales laborales, mercantiles o industriales fuera de las Administraciones públicas requieren de previo reconocimiento de compatibilidad”.

Perles alega que en su currículum oficial en la institución figura como abogado. No obstante, el PP sostiene que cuando se firman documentos jurídicos como abogado de los grupos o partidos, se hace por personas externas a las instituciones. Y se cobra uno minuta por ello. Por eso, y en relación con su compatibilidad, investigarán su facturación como abogado.