Salud

Si quieres triunfar cuando salgas de fiesta, échate una siesta antes

En la Jungla. Un estudio llevado a cabo por psicólogos suecos señala que parecer cansado reduce el éxito a la hora de socializar. 

Uno que sabe de fiestas y cómo lucir descansado: el 'Gran Gatsby'

Uno que sabe de fiestas y cómo lucir descansado: el 'Gran Gatsby'

  1. Salud
  2. Siesta
  3. Fiestas

Dormir poco y mal tiene distintos efectos negativo para la salud. Pero no solo. Según se deduce de las investigaciones desarrolladas por psicólogos suecos también tendría un impacto sobre nuestra vida social. ¿Por qué? Porque los signos evidentes del cansancio reducen hasta en un 30% el éxito que tenemos al socializar. 

En el estudio, llevado a cabo por profesores del Departamento de Psicología del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia), los investigadores vieron que la gente con aspecto cansado no solo resultaban menos atractivos que cuando estaban descansados, sino que eran percibidos como menos interesantes para salir de fiesta con ellos. 

Durante su investigación tomaron una fotografía de 25 personas después de haber pasado dos noches durmiendo normal, y otra foto después de dos días habiendo dormido solo cuatro horas. El resultado se lo mostraron a otras 122 personas que debían de ordenarlas en función de lo atractivo, saludable, aspecto somnoliento o nivel de confianza que les transmitieran.  

En el informe, publicado en The Royal Society-Open Science, señalaron que no era tanto las horas de sueño las que afectaban al modo en que los veían los demás, sino cómo de cansados parecían en las fotografías. Quienes analizaron los retratos se mostraron entre un 20 y 30% menos interesados en salir con gente que tenía un aspecto muy cansado, en contraste con aquellos que mostraban una actitud de alerta. 

"Estos resultados", concluyen los investigadores, "sugieren que la pérdida de sueño puede detectarse en el rostro de forma natural y que la gente se inclina menos a interactuar con una persona privada de sueño". Algo en lo que incidíaJohn Axelsson, uno de los profesores que participó en la investigación: "La falta de sueño tiene un impacto en cómo te juzga la gente, así que darle prioridad al descanso no es una mala idea".  Una razón más para no saltarse la siesta el fin de semana.