El rugido del león

Un fallo que nos acerca al contrato único

  1. Tribunales
  2. Unión Europea
  3. Mercado laboral
  4. Contratos

La sentencia del Tribunal de Justicia de la UE que obliga a cambiar la legislación laboral para igualar las indemnizaciones por despido objetivo de los trabajadores temporales con las que perciben los trabajadores fijos supone una enmienda a la totalidad a la contratación laboral española y equivale a dar un paso hacia el contrato único.

La denuncia de una interina que fue despedida sin indemnización tras nueve años de trabajo en el Ministerio de Defensa ha llevado al Tribunal de Luxemburgo a declarar ilegal que los contratos del personal interino, a diferencia de lo que ocurre con el resto de contratos temporales, no tengan indemnización. Pero el Tribunal no se queda ahí, y advierte de que los trabajadores temporales reciben un trato discriminatorio respecto de los indefinidos pese a realizar una misma labor.

Reclamaciones

El fallo es, filosóficamente, impecable. Un mismo trabajo debe tener una misma indemnización. Y las consecuencias son enormes. De entrada, lleva a modificar el Estatuto de los Trabajadores, vigente desde 1980, que distingue entre contratos fijos e indefinidos. Esa distinción también existe en otros países de la UE, que deberán tomar nota de la sentencia.

Es muy significativo del peso que están adquiriendo las instituciones europeas el hecho de que sus tribunales se atrevan ya a cambiar legislaciones laborales nacionales, lo cual irá en beneficio de la armonización. Pero la primera consecuencia de la resolución del Tribunal de Justicia de la UE va a ser el aumento de la litigiosidad, y obliga a replantear todos los contratos temporales en vigor para los que se fijaron indemnizaciones inferiores de las que disfrutan los contratos fijos.

Menos burocracia

Si tenemos en cuenta que la economía española está muy sujeta a la estacionalidad, y por tanto al trabajo y contrato temporal, podemos hacernos idea de la repercusión de esta sentencia. Existe el riesgo de que las empresas, al asumir que tendrán unos costes laborales mayores con la equiparación de tipos de contratos, traten de compensar la situación con sueldos más bajos.

Pero las consecuencias de aplicar la resolución del Tribunal de Luxemburgo serán positivas a la larga, porque se eliminará burocracia y se simplificará el mercado laboral en la línea en que hemos planteado en las Obsesiones de EL ESPAÑOL. El contrato único facilitará la gestión de los empresarios y dará mayores garantías y seguridad a los trabajadores.