El merodeador

Montoro no puede obstaculizar el control del déficit , Los comicios de Austria, un aviso para Europa

Montoro no puede obstaculizar el control del déficit

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) ha formalizado su demanda contra el Ministerio de Hacienda por obstaculizar su control del déficit público. Airef, que fue creado como organismo independiente en 2013 en cumplimiento de las directivas europeas para supervisar el déficit español, ha impugnado la orden ministerial firmada por Cristóbal Montoro en julio de 2015, ya que señala que impide su acceso directo a los datos de las distintas Administraciones Públicas.

Esta obstrucción por parte de Montoro es inadmisible. Los informes de la Autoridad Fiscal son la referencia que utiliza la Comisión Europea a la hora de juzgar si España está cumpliendo con los objetivos establecidos, por lo que al impedir el acceso a los datos, el Ministro de Hacienda está hurtando a Bruselas una información relevante sobre el cumplimiento del Gobierno. La propia Comisión Europea llamó la atención sobre esta obstrucción en un informe de febrero de 2016 en el que pone de manifiesto los obstáculos que afronta Airef en su papel como entidad de supervisión.

El mensaje que Montoro manda a Bruselas al cortocicuitar la información sobre su gestión es nefasto, sobre todo teniendo en cuenta que España ya se encuentra en riesgo de multa por incumplir el déficit. Hacienda debe dejar de poner trabas y permitir que este organismo independiente cumpla con su labor supervisora.

Los comicios de Austria, un aviso para Europa

Alexander Van der Bellen, el ecologista hijo de refugiados apoyado por Los Verdes, será el nuevo presidente de Austria tras derrotar al candidato ultranacionalista Norbert Hofer por tan sólo 31.000 votos. La presidencia en este país tiene en gran medida un rol ceremonial. Sin embargo, de haber logrado la victoria, Hofer, cuyo eslogan durante la campaña ha sido “los austriacos primero” y ha abanderado un mensaje abiertamente xenófobo y antimusulmán, se habría convertido en el primer jefe de Estado de la derecha populista en un país de la Unión Europea.

Un resultado tan ajustado es motivo de preocupación, ya que refleja no sólo el creciente sentimiento anti-inmigración que atraviesa Europa, sino también el descontento de los votantes con los partidos tradicionales: por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, los dos partidos de centro austriacos fueron eliminados en la primera ronda de votaciones. El llamado Partido de la Libertad de Hofer, al igual que sus homólogos en Francia o Alemania, ha sabido explotar el sentimiento xenófobo y antieuropeo a raíz de la crisis de los refugiados, una preocupación que los partidos moderados no han sabido afrontar. Que un ultranacionalista haya llegado tan cerca de la presidencia de Austria debería ser un aviso para los demás países europeos.