Poesía

Facebook me cerró la cuenta por hablar de masturbación femenina

En la jungla. La red social considera inapropiada la portada de 'El dedo', el último libro de la poeta Luna Miguel.

Esta es la portada de 'El dedo', el último libro de Luna Miguel

Esta es la portada de 'El dedo', el último libro de Luna Miguel

  1. Poesía
  2. Facebook
  3. Censura
  4. Masturbación
  5. Sexo
  6. Redes sociales

Parece que a Facebook no le gusta que hablemos de sexo. O por lo menos es lo que demuestra al cerrar la cuenta de la poeta Luna Miguel. Ella compartió la portada de su último libro, El dedo, un usuario denunció esa foto como inapropiada y la red social le cerró la cuenta.

Así lo ha narrado ella misma en su cuenta de Twitter (todavía activa), donde ha soltado su ira por haber perdido, entre otras cosas, una de sus herramientas de trabajo.

"Esto es muy duro, después de llevar tanto tiempo ahí y sabiendo que parte de tu trabajo depende de ello. Me da mucha rabia porque mi trabajo depende un poco de las redes sociales", cuenta Luna Miguel en conversación telefónica con EL ESPAÑOL.

"Ni yo misma sé muy bien lo que ha pasado. Compartí la portada de mi libro coincidiendo con que la cuenta de la editorial también lo hacía. En el post de mi cuenta personal puse las palabras clítoris, masturbación y orgasmo. Entonces un usuario (de entre mis contactos) lo denunció como contenido inapropiado".

Al otro lado del teléfono suenan las risas nerviosas de quién no cree lo que le está pasando. "Ha pasado todo tan rápido... A los diez minutos de publicarlo la página se quedó pillada. De repente desapareció todo y me saltó un mensaje diciendo que ha habido un error. Intenté volver a meterme y ya no había nada".

Facebook ha censurado el intento de Luna Miguel de desmontar el tabú de la masturbación femenina. "Me cabreé muchísimo porque era demasiada coincidencia. No entiendo cómo a alguien le puede molestar este tipo de contenidos cuando hay miles de páginas que promueven el machismo, el maltrato o la anorexia", cuenta compungida.

¿Una buena campaña de publicidad?

Según se mire, este incidente con Facebook le ha servido para promocionar el libro. Ella lo reconoce aunque lamenta que "no ha salido todavía a la venta". "La gente sigue compartiendo la portada de mi libro y no ha pasado nada. Es todo muy loco".

Luna Miguel pidió explicaciones a Facebook y ésta fue su respuesta:

"Por suerte tengo una conocida en California y se lo ha comentado a sus colegas de Facebook y me dicen que lo van a mirar. Pero claro, es muy difícil con un Facebook censor sin derecho a réplica y sin nadie que revise adecuadamente los contenidos".

Al final de la conversación, Luna Miguel ironiza: "A lo mejor me la han cerrado por acumulación de dedos en mi cuenta".

En la cuenta de la editorial todavía puede verse la portada completa.