Elecciones Generales 2016

Las diez incógnitas sobre el futuro de España que despejará el 26-J

Estas elecciones generales llegan inmersas en la incertidumbre por los resultados y sus consecuencias. 

Las elecciones de este domingo son las más inciertas en mucho tiempo.

Las elecciones de este domingo son las más inciertas en mucho tiempo.

Las elecciones generales de este 26 de junio llegan envueltas en una enorme incertidumbre tanto por los resultados como, sobre todo, por sus consecuencias más inmediatas. Unas consecuencias que no solo afectarán a los diferentes partidos políticos, sino que también delinearán el futuro de España.

Tras una campaña de perfil bajo pero revolucionada en sus últimos compases por el caso Fernández Díaz y el brexit, este domingo es la hora de la verdad. Si bien todas las encuestas, incluido el chiringuito andorrano de última hora, apuntan a una victoria del Partido Popular, lo cierto es que hay más escaños que nunca en juego. Los resultados son inciertos y, por ello, generan al menos diez grandes incógnitas que se despejarán cuando se conozcan los datos definitivos.  

1. ¿Habrá 'sorpasso' al PSOE?

Esta es quizás la gran pregunta de estas elecciones porque esconde la pugna más ajustada que se está librando entre el PSOE y Unidos Podemos. Quien venza, logrará la hegemonía en la izquierda española. Una vez que se confirmó que se repetirían los comicios, el partido dirigido por Pablo Iglesias se dio prisa por cerrar una alianza con Izquierda Unida cuyo principal objetivo es, precisamente, asestar el famoso sorpasso a los socialistas. De hecho, durante la campaña Pedro Sánchez se ha afanado por atacar a Podemos con la intención de convencer al electorado que habitualmente ha votado socialista. Teniendo en cuenta lo ajustados que están los sondeos y la falta de apoyo de Mariano Rajoy, quien ocupe la segunda plaza tendrá muchas opciones para alcanzar la presidencia del Gobierno.

2. ¿Seguirá Pedro Sánchez como líder de los socialistas?

La respuesta a esta cuestión depende básicamente de la anterior. Si hay sorpasso, el PSOE pasará a la tercera posición en España tras treinta años en los que o bien ha gobernado o bien ha tenido el liderazgo de la oposición. En esta hipótesis de verse superados por Unidos Podemos, la crisis de los socialistas alcanzaría un nivel de tal magnitud que no sería extraño que, si los resultados son especialmente negativos, Pedro Sánchez abandonase su cargo en la misma noche electoral. Si, por el contrario, no hay sorpasso o lo hay pero por un escaso margen, el secretario general del PSOE aún tendría margen para maniobrar.

3. ¿Logrará algún bloque la mayoría absoluta?

En todos los sondeos publicados en las semanas previas a las elecciones, ni el bloque a la derecha, formado por PP y Ciudadanos, ni el bloque a la izquierda, formado por Unidos Podemos y PSOE, han sumado suficiente fuerza para alcanzar los 176 escaños de la mayoría absoluta. A priori, son las fuerzas de izquierdas las que tienen más opciones de lograrlo. Según los datos del CIS, la suma de Podemos y PSOE podría alcanzar los 172 diputados. Este es un dato clave para los pactos de investidura porque, obviamente, si alguno de los bloques llegase o rozase ese resultado, las negociaciones postelectorales serán mucho más sencillas.

4. ¿Mantendrá Mariano Rajoy el liderazgo del PP?

Tras las elecciones generales del 20-D, el presidente del Gobierno en funciones demostró que sus intenciones son aferrarse al cargo sine die. Mariano Rajoy ni se planteó dejar su puesto para facilitar un gobierno con otros partidos. Su apuesta eran las nuevas elecciones y ese es el escenario hoy día. En estos segundos comicios Rajoy se juega su futuro porque del resultado que obtenga el PP depende en gran medida su continuidad. Si los populares alcanzasen o superasen el 30% de los votos, lo que les serviría para aumentar los escaños del 20-D, Rajoy saldría reforzado. Si, en cambio, el PP pierde en votos y escaños respecto a las anteriores elecciones, la situación de su líder será casi insostenible pese a que gane las elecciones.

5. ¿Obtendrá Rivera un resultado sólido para mantener el veto a Rajoy?

Durante esta campaña electoral, el presidente de Ciudadanos ha dicho por activa, por pasiva y por perifrástica que no va a respaldar a un gobierno del PP que presia Mariano Rajoy. Para Albert Rivera, el presidente del Gobierno en funciones encarna los valores contrarios a la regeneración democrática que, a su juicio, necesita España. Solo cabe una opción para que Rivera ceda y varíe en su pretensión de forzar la salida de Rajoy: si Ciudadanos obtiene unos resultados nefastos, él tendrá poca fuerza para mantener su veto. Si, en camnbio y como parece más probable, el partido naranja iguala o mejora sus resultados, Rajoy tendrá muy difícil seguir enrocado en la Moncloa.

6. ¿Continuará vigente el pacto de Podemos e IU?

Este viernes, durante el cierre de su campaña electoral, Pablo Iglesias sorprendió a propios y extraños al afirmar que "más importante que Podemos es la alianza con la izquierda histórica" y al sugerir, a renglón seguido, que dicha coalición continuará en el futuro. Parece evidente que si el resultado de Unidos Podemos es satisfactorio, incluso sin asestar el sorpasso, habrá acuerdo de izquierdas para muchos años, toda vez que tanto Iglesias como Alberto Garzón quieren continuar en esa línea y reforzar sus lazos. Si el resultado no fuera bueno, llegaría el momento propicio para que el sector crítico de Podemos, encabezado por Íñigo Errejón -el más incómodo con la confluencia con IU-, intenten cambiar el rumbo de la organización morada.

7. ¿Saldrán reforzados los independentistas tras el caso Fernández Díaz?

Las perspectivas de ERC y la vieja Convergencia en estas elecciones generales no eran las mejores. Su desgaste por el proceso independentista, su frágil pacto en Cataluña con la CUP, los casos de corrupción de los convergentes o los discretos resultados cosechados el 20-D apuntaban a un nuevo fracaso en este 26-J. Sin embargo, en los últimos días de campaña ha estallado el escándalo de las conversaciones en que el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, maniobraba precisamente contra las formaciones independentistas. Este escándalo sin precedentes ha reactivado las esperanzas de los soberanistas, que han reclamado el voto a sus seguidores como contestación a las oscuras maniobras de Interior. En las urnas se verá si los catalanes reaccionan o no apoyando a ERC y Convergencia.

8. ¿Estará más cerca un referéndum en Cataluña?

Tanto por la incógnita antes mencionada como, sobre todo, por el resultado de los grandes partidos se dilucidará si existen o no opciones de que en los próximos meses se celebre un referéndum de autodeterminación en Cataluña. La clave es el resultado que obtenga Unidos Podemos. La coalición de Iglesias y Garzón propone que sí se celebre una consulta en los próximos meses. Su sucursal en Cataluña, En Comú Podem -que ganó los comicios el 20-D y tiene grandes opciones de reeditar el triunfo-, ha dejado claro durante la campaña que exigirá "un compromiso" con el referéndum.

En el probable escenario de unas negociaciones de investidura entre PSOE y Unidos Podemos, la consulta catalana será decisiva. Esta cuestión ya fue uno de los principales motivos que alejaron a los de Iglesias y Sánchez en la anterior negociación. Y, teniendo en cuenta que el PSOE asegura que una de sus líneas rojas es "no poner en peligro la soberanía nacional", se puede repetir ese escenario.

9. ¿Cómo afectará la abstención?

Estas elecciones del 26 de junio son distintas a todas las precedentes por un motivo: son las primeras que se celebran como repetición de las anteriores porque los partidos no fueron capaces de llegar a acuerdos para alumbrar un gobierno. El hartazgo de los electores ante este bloqueo político y las fechas en que se celebran los commicios, a las puertas de las vacaciones de verano, hacen prever que la participación puede ser más baja que en otros elecciones generales. De cuántos votantes se abstengan y, por encima de todo, de qué sectores no se movilicen, dependen los resultados de esta inédita cita con las urnas.

10. ¿Qué perspectivas quedan para las elecciones gallegas y vascas?

Aunque apenas se haya hablado en la campaña de ello, en este 2016 habrá otras dos citas electorales. Se trata de las elecciones autonómicas que deben celebrarse en el País Vasco y Galicia en el próximo otoño. De cara a esas contiendas electorales, es especialmente relevante saber qué ocurre en ambas comunidades históricas en las generales. Entre otras cosas, porque en las dos regiones ya se produjeron resultados sorprendentes el 20-D, con la victoria en votos de Podemos en Euskadi y su segunda posición en Galicia. Si se tiene en cuenta la fuerza del nacionalismoa en ambos lugares y que la coalición Unidos Podemos defiende, como se ha dicho, que se celebren consultas de autodeterminación, el resultado se antoja decisivo para el futuro de España. La duda es si en estos dos territorios se produce o no un efecto de imitación a lo que está sucediendo ya en Cataluña.