GRABACIONES COMPROMETEDORAS

Sánchez, Rivera e Iglesias piden la dimisión de Fernández Díaz; Rajoy: "Me enteré ayer"

El presidente en funciones asegura que no sabía de las conversaciones entre el ministro del Interior y el jefe antifraude catalán.

Pedro Sánchez, durante un mitín en Fuenlabrada.

Pedro Sánchez, durante un mitín en Fuenlabrada. Efe

A escasos cinco días de las elecciones, el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, se ve envuelto en una polémica que podría costarle su cargo (en funciones) antes de que se vislumbre el escenario político que dejará el 26-J.

En 2014, el ministro mantuvo una serie de reuniones con el jefe de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, con la intención de desacreditar a dirigentes de Esquerra Republicana (ERC) y Convergència (CDC) antes de la consulta secesionista del 9-N. 

La petición de dimisión del ministro no ha tardado en llegar. A primera hora de este miércoles, los líderes de PSOE, Ciudadanos y Podemos han reclamado la renuncia tanto de Fernández Díaz como de De Alfonso.

"A los independentistas hay que ganarlos con argumentos, no con persecuciones", ha dicho Pedro Sánchez en declaraciones a la Cope. El líder socialista ha afirmado que los jueces, los fiscales y la policía "están para investigar delitos" y no para ser utilizados "de forma partidaria".

Sánchez, que ha exigido el cese del ministro, aprovechó para recordar que tendría que haber dimitido cuando se supo de su reunión con el exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato cuando éste estaba imputado por diversos delitos económicos.

"Lo digo sin aspavientos, de manera moderada. Tiene que abandonar la vida política de este país, honestamente lo digo. Lo tuvo que hacer hace tiempo, tras conocerse que se reunió con Rato, y ahora ya no tiene más justificación para seguir en el cargo", ha sentenciado Sánchez".

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, coincide con Sánchez. "Si las personas que están en la conversación son ellos deben dimitir ambos, es impropio de una democracia y menos de un ministro del Interior utilizar a la Policía para atacar a la oposición", ha denunciado en una entrevista en Onda Cero.

En una de esas conversaciones, registradas en unos audios a los que ha tenido acceso Público, Fernández Díaz asegura al jefe antifraude catalán que el propio Mariano Rajoy está al tanto de los movimientos que ambos están realizando. Esto, para Rivera, es aún "más grave" y exigiría que Rajoy diera explicaciones y aclarara si conocía "esa trama para fabricar pruebas".

"Para que los ciudadanos recuperen la confianza en la política tienen que tener confianza en los políticos", ha advertido Rivera, que ha pedido ya a su grupo parlamentario que explore si hay algún resquicio parlamentario para que Fernández Díaz o el propio Rajoy den cuenta de este asunto en el Congreso.

Para Pablo Iglesias, número uno de Podemos, las conversaciones tienen "la suficiente gravedad como para que haya dimisiones inmediatas". En entrevista en RNE, Iglesias ha considerado "muy llamativo" que el asunto no aparezca hoy en las portadas de los principales diarios nacionales. "Debería merecer dimisiones inmediatas y más atención, porque es de las cosas más graves que han ocurrido en nuestro país", ha opinado.

RAJOY DESCONOCÍA LAS CONVERSACIONES

A lo que el propio ministro Fernández Díaz ha reaccionado tachándolo de "verdadera conspiración", el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, asegura que desconocía las conversaciones que Fernández Díaz estaba manteniendo con el jefe antifraude catalán.

Según Rajoy, hasta este martes desconocía el diálogo entre ambos y ha garantizado que "jamás" se han filtrado investigaciones policiales desde el Ejecutivo para dañar a un partido.

"Yo no sabía quién era el jefe de la Oficina Antifraude ni sabía que existía ese cargo", ha asegurado Rajoy en una entrevista en Onda Cero.

El presidente aseguró que, tras conocer la noticia, habló con Fernández y el ministro le dijo que se trataba de dos reuniones celebradas hace dos años a petición de De Alfonso para abordar asuntos de su competencia. Para el líder del PP, estas reuniones son algo "absolutamente normal". Según Rajoy, desconoce también si en esa conversación se habló del efecto político que tendría la difusión de determinadas conversaciones que afectan a responsables de CDC y ERC.

"Si eso se publica o no, si eso es conocido... al final, si hay alguna actividad de tipo delictiva todas son conocidas y, si no lo hay, lo normal es que no se conozcan", ha añadido Rajoy.