ELECCIONES GENERALES 2016

El repóquer del PP: por qué Rivera apoyaría a Cifuentes, Pastor, Feijóo, Alonso o Casado

El PP sale a defender el liderazgo de su líder tras el veto férreo de Albert Rivera y la quiniela de Girauta.

El líder del PP, Mariano Rajoy, y el de C´s, Albert Rivera.

El líder del PP, Mariano Rajoy, y el de C´s, Albert Rivera.

  1. Mariano Rajoy Brey
  2. Albert Rivera
  3. PP Partido Popular
  4. Ciudadanos

Ciudadanos quiere desestabilizar al Partido Popular y, de momento, lo está consiguiendo. Albert Rivera eligió el debate a cuatro del lunes para reprochar a Mariano Rajoy en su cara los sobresueldos que el líder del PP ha cobrado de su partido. El argumentario que el equipo de campaña preparó al presidente del Gobierno en funciones para devolver el golpe de la corrupción, viniera del partido que viniera, no sirvió de nada. “Se bloquea cuando le señalan a él directamente y no sabe devolver el ataque personal. No es capaz de acusar a nadie de nada”, reconoce en privado uno de los miembros más cercanos a Rajoy.

Rivera sobresalió en el debate y Ciudadanos volvió a recuperar la moral perdida. Solo dos días después de aquel primer ataque, el líder de C´s levantó un muro insalvable entre su formación y la permanencia de Mariano Rajoy en la Moncloa. Este viernes se ha filtrado la quiniela que Juan Carlos Girauta ha hecho con los cinco nombres del Partido Popular a los que Ciudadanos estaría dispuesto a apoyar en un Ejecutivo. La estrategia del PP de intentar equiparar a C´s con el PSOE no ha servido de nada y altos miembros del PP han tenido que salir en bloque para cerrar filas en torno al liderazgo de Mariano Rajoy.

Mientras el PP aún lucha por conseguir parte de los 500.000 votantes de centroderecha que el 20D votaron a C´s, el partido de Rivera se ha propuesto subir escaños robando fieles a PP y PSOE. Si hace una semana se les tachaba de ambiguos, la cúpula de C´s ha enseñado esta semana todas sus cartas sobre qué está dispuesto a hacer: apoyar un gobierno de la lista más votada siempre y cuando no gobierne Mariano Rajoy. Juan Carlos Girauta puso encima de la mesa a los agraciados del PP que recibirían el respaldo de los escaños de C´s para gobernar: Cristina Cifuentes, Alberto Núñez Feijóo, Pablo Casado, Ana Pastor y Alfonso Alonso.

La sintonía entre la presidenta de la Comunidad de Madrid y Albert Rivera es absoluta. De hecho, la política conservadora ha acudido, desde que fue delegada del Gobierno, a más de un desayuno que ha protagonizado el líder de C´s. Sin embargo, que la presidenta de la gestora del PP regional acudiera este miércoles a un desayuno-mitin que Albert Rivera ofreció en plena campaña electoral no gustó a parte de la cúpula nacional que pelea para que el liderazgo de Rajoy no se trastoque en plena campaña. “Si consiguen desestabilizarnos, nos pasará como el PSOE, que no pueden disimular que nadie traga a Pedro Sánchez”, confiesa un miembro destacado de la dirección nacional de Génova que cree que Cifuentes “está jugando a ser la elegida”.

El presidente de la Xunta de Galicia siempre ha estado en todas las quinielas para suceder a Rajoy a través de un congreso nacional y es uno de los barones con mejor posición interna. Sin embargo, no guarda ningún tipo de relación con Rivera. De hecho, el gallego ha sido el primero en responder a las insinuaciones de Ciudadanos. “El divide y vencerás no funcionará en el partido más unido”. No es la primera vez que Albert Rivera menciona al vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, como un valor al alza dentro del Partido Popular. De hecho, Casado es, como Feijóo, uno de los fijos en las quinielas que se hacen porque cuenta con el respaldo de familias tan dispares como Esperanza Aguirre o José María Aznar.

La ministra Pastor

Choca frontalmente que Girauta incluya en la quiniela a dos ministros del Ejecutivo de Rajoy, ya que el propio portavoz de C´s sacó a Soraya Sáenz de Santamaría de 'los elegidos' por estar en el mismo Gobierno del actual líder del PP. Que Ciudadanos apunte a la ministra de Fomento como posible futura presidenta de España solo se entiende por la afinidad que Ana Pastor siente con Mariano Rajoy. “Son amigos íntimos. De hecho, si el presidente pensara en alguien para 'sacrificarse' solo lo haría en ella. En nadie más”, confiesa una persona que comparte mesa en el consejo de ministros con los dos.

Alfonso Alonso es otro de los valores que más protagonismo ha recobrado dentro del PP desde que se hizo con el control del partido en País Vasco cuando dimitió Arantza Quiroga. Además, el ministro de Sanidad cuenta con el respaldo de un amplio sector del Partido Popular que avalan el trabajo que hizo primero en el Ayuntamiento de Vitoria y en Madrid después. Sin embargo, fuentes de Ciudadanos reconocen que el objetivo en campaña es desestabilizar al PP “y se está consiguiendo”. Las mismas fuentes aseguran que “hemos aprendido mucho de la pasada campaña” y esperan a ver las encuestas definitivas para encarar la recta final de la campaña electoral echando toda la carne en el asador. “Está claro que hemos pillado al PP con el pie cambiado y lo vamos a aprovechar”.

El contrapunto entre PP y PSOE

El Partido Popular se ha propuesto meter en el mismo saco a PSOE, Podemos y Ciudadanos para confundir a los votantes y presentarse ante ellos como el único partido capaz de mantener la gobernabilidad del país. Sin embargo, Ciudadanos quiere venderse como el contrapunto entre PSOE y PP, “el partido capaz de hablar con unos y con otros. El partido útil, el que de verdad va a sacar a España de esta situación endiablada en la que estamos”.

De momento, vetando a Mariano Rajoy está consiguiendo su objetivo. En solo unas horas, destacados miembros del PP han salido en defensa de su líder. Sáenz de Santamaría se preguntaba que, “si el que ha quedado primero tiene que irse, ¿qué tendrá que hacer el que ha quedado cuarto?”. Unas horas después, pidió respeto “a la democracia de los partidos” y que no se pongan vetos. La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, insistía en que “no es a Rivera a quien tiene que gustarle Rajoy, nos tiene que gustar a nosotros. Esto es tremendo”. El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro, argumentó que “no hace falta que vengan a decir cómo tenemos que organizarnos y quién tiene que liderarnos”.