ELECCIONES GENERALES 20D

#MiVotoCuenta: por qué soy de mi partido

Los militantes del Partido Popular, el PSOE, Podemos y Ciudadanos cuentan en primera persona por qué le dan su tiempo a la campaña y su voto al partido. Los viejos envidian algo a los nuevos.

Eduardo Vázquez de Parga, militante de Nuevas Generaciones.

Eduardo Vázquez de Parga, militante de Nuevas Generaciones.

  1. Campaña electoral
  2. PP Partido Popular
  3. PSOE
  4. Podemos
  5. Ciudadanos
  6. Partidos políticos
  7. Política
  8. Activismo

Del debate entre ellos salen (o deberían salir) las ideas que conforman los programas de los partidos. Son esenciales para la logística de cualquier campaña. Movilizan a la gente de su entorno para llenar mítines. Su labor resulta muchas veces ingrata y casi siempre invisible. Algunos aspiran a formar parte de una lista, aunque pocos lo reconocen. Reciben formación para hablar en público, debatir y conformar su ideario. Son militantes en partidos políticos. 

EL ESPAÑOL ha entrevistado a ocho militantes de los cuatro principales partidos políticos para conformar cuál es el perfil del militante y profundizar en su papel en la campaña electoral y cuáles son las diferencias y semejanzas entre los nuevos y los viejos partidos.  

Carlota Ferrer, 61 años. Podemos. 

Carlota Ferrer en el local de Podemos en San Blas, Madrid.

Carlota Ferrer en el local de Podemos en San Blas, Madrid.

"He trabajado de muchas cosas, de autónoma, comercial de Thermomix... durante muchos años y ahora dependo de la jubilación de mi marido porque no he cotizado lo suficiente. He sido una indignada por mis circunstancias. Toda mi indignación la he roto aquí.

Nunca he militado en un partido. En Podemos tampoco, porque aquí no militamos, aquí somos voluntarios. He sido simpatizante del PSOE. Siempre he sido de izquierdas, por mí, por mi herencia. Mi padre estuvo en el PSOE durante la dictadura. El año pasado voté a Podemos en las europeas. Para ver a qué había votado empecé a ir a las asambleas y me empezaron a mandar información a mi correo electrónico. Cuando ves que los compañeros levantan la mano para ser voluntarios en algo, terminas diciendo: 'no voy a ser yo menos'. Así que un día levanté la mano y no he parado de levantarla para ayudar.

Durante la campaña coordino con una compañera las mesas informativas. Cada una llevamos en nuestro coche un kit de campaña, con la mesa, las octavillas, los periódicos... Aquí todo es casero, no hay ninguna empresa que nos lo haga o nos lo ponga. Hemos hecho hasta emparedados, que son carteles grandes que nos ponemos, uno por delante y otro por detrás, y caminamos por la calle repartiendo octavillas. Hay gente que te pone caras, pero la mayoría te pide chapas, carteles...La gente ha perdido el miedo porque somos gente de la calle como ellos. Es importante participar porque es un trabajo para todos. Yo se lo digo a mis hijos: 'Si tú te quedas en el sillón otro lo va a hacer por ti'. Yo, por ejemplo, tengo mi vida resuelta. Estoy aquí porque entre todos lo tenemos que hacer. A veces les digo [a los compañeros de Podemos]: 'Mira que como me cabree me voy a mi casa a hacer punto de cruz'".

Borja Pérez Belinchón, 24 años. Podemos.

Borja Pérez Belinchón, a las puertas de la sede de Podemos en San Blas.

Borja Pérez Belinchón, a las puertas de la sede de Podemos en San Blas.

"He acabado hace unos meses Ciencias Políticas. He tenido de profesores a Pablo [Iglesias] y a Carolina [Bescansa]. No es por amor al líder ni nada de eso, pero Pablo es el mejor profesor que he tenido por la dinámica de sus clases. Tuve un nueve.

¿Por qué participo en Podemos? Porque nos abrió una ventana de oportunidad para dejar de protestar en la calle como hacías desde hace años sin ver efecto por lo que nos trajo una mayoría absoluta del Partido Popular que ha destrozado aún más este país. Era el momento de prestarnos y defender en las instituciones lo que estábamos gritando en la calle. Podemos no viene directamente del 15M, pero ha sabido arrastrar a la sociedad civil e intentar llevarla a las instituciones. Fue en ese momento cuando entendí que este era el proyecto en el que tenía que participar. Empecé en marzo de 2014.

Soy uno de los voluntarios que ayuda en el equipo de campaña, a las compañeras que llevan el equipo de calendario. Coordinamos todas las acciones de participación y peticiones que nos llegan desde los círculos para la participación de concejales en distintos actos, para coordinar por ejemplo las bicicletadas, las comidas populares… 

La participación política es necesaria porque cuando la sociedad española se ha quedado en su casa, y lo tenemos visto en los últimos 40 años sin haber una oposición clara de base, sólo una oposición minoritaria en las calles, se ha hecho la política que han querido. Nos han acabado regalando el país que estalló en 2008, y que hemos ido sufriendo tanto en estos últimos ocho años. Y todo porque la participación política en España ha sido nula, porque no han tenido una oposición real en la calle, y hemos visto en estos ocho años todo lo que se ha ido pudriendo las instituciones. Porque si no lo haces, te lo hacen. En Podemos mejoraría la formación. Podemos nace con una clara intención de crear pueblo y crear patria. Me gusta esa frase de que 'vamos corriendo y a la vez nos vamos atando los zapatos'. Una vez creado el partido, les dijimos a los círculos 'ahí os quedáis', vosotros trabajad, haced asambleas...pero no hemos llegado a hacer una formación real sobre política, sobre por qué el asamblearismo o por qué esta forma de hacer política, que nos diferencia más de los otros. Estudiando Políticas tienes compañeros que militan en el Partido Socialista, en el Partido Popular, algunos en Ciudadanos, y notas cómo ellos tienen que pedir las cosas y ves cómo haces tú haces las cosas de manera más ágil. En Podemos los círculos tienen la voz, pueden cambiar los estatutos, revocar al secretario general, pueden hacer demandas ciudadanas... Ellos, los círculos, simplemente reuniéndose, pueden hacer más política que la que se hace desde arriba."

Teresa Berastegui, 28 años. Ciudadanos.

Teresa Berastegui, en Vistalegre tras el mitin de Rivera.

Teresa Berastegui, en Vistalegre tras el mitin de Rivera.

"Soy licenciada en Dirección de Empresas, con un máster en Finanzas, y ahora estoy terminando Derecho. Llevo un año como afiliada y antes era simpatizante. Ahora llevo seis meses como portavoz en el ayuntamiento de La Laguna (Tenerife).

Ciudadanos es un partido de gente real, que ha decidido bajar a la arena para cambiar las cosas. La gente de a pie ha pedido cambio y Ciudadanos es el único capaz de llevarlo a cabo de manera sensata, sentándose a la mesa con todo el mundo, por un bien común, nuestro país. Nosotros nos estamos coordinando un poco entre todos, somos un gran equipo. Intentamos que todas las comunidades autónomas tengamos un nexo de conexión y yo, como delegada de grupos institucionales de Canarias, intento ser el nexo entre la Península y Canarias, porque a veces estamos un poco lejos.

Al militante se le pide sobre todo implicación. Tenemos la gran suerte de que todo el mundo tiene muchísima ilusión, por lo que al militante no hay que pedirle, sino que el militante ya lo da. En esta campaña somos todos iguales, todos trabajamos cómo el que más, por eso está funcionando, no sólo por el proyecto sino por el equipo.

¿Envidia de los viejos partidos? Ninguna. Creo que sociológicamente están destinados a desaparecer y los nuevos partidos a afianzarse. Hay una nueva forma de hacer política y ellos, PP y PSOE, no han sabido adaptarse a la situación, por mucho que hablen y tomen la bandera de la regeneración. Ya no llegan a la gente, no sólo a los jóvenes sino también a la gente mayor. Los partidos más jóvenes estamos destinados a ocupar su espacio porque ellos no han sabido adaptarse."

Daniel Turrado, 29 años. Ciudadanos. 

Daniel Turrado reparte globos y octavillas en el centro de Arteixo.

Daniel Turrado reparte globos y octavillas en el centro de Arteixo.

"Soy de Arteixo (A Coruña). Me quedé en el paro el año pasado, después de trabajar 10 años en logística dentro de una empresa de servicios. Ahora estoy haciendo un curso de cocina. Milito en Ciudadanos desde el pasado mes de abril.

Estoy en Ciudadanos por las ganas de cambio, porque hay que buscar una opción centrada, porque no podemos vivir ni del rencor ni del miedo. Mejor la ilusión y éste es el proyecto que mejor casa. Porque yo soy de centro. Hay que olvidarse del estigma del color rojo o azul. Tenemos que buscar el sentido común y ése está en el centro. Ciudadanos aporta aire fresco y estando en el centro es mucho más fácil llegar a acuerdos con otras fuerzas.

En esta campaña he hecho sobre todo trabajo de calle, hablar con los vecinos, pegada de carteles, reparto con los compañeros del área metropolitana de Coruña, los globos... Hay que compaginar la familia con esto. Yo estoy casado y tengo dos hijos. A la mujer no es que le haga mucha gracia, porque en los ayuntamientos hay ataques, críticas, y no lo lleva muy bien, pero me apoya".

Galo Gutiérrez Monzonís, 59 años. PSOE.

Galo Gutierrez, en la Castellana de Madrid.

Galo Gutierrez, en la Castellana de Madrid.

"Soy ingeniero industrial y funcionario. Entré en el PSOE con 19 años. Mi primer gran acto político fue la preparación del 27 Congreso en octubre de 1976. Fue el primero consentido, pero aún éramos ilegales. Y desde entonces he seguido militando en el PSOE.

Yo entré en el PSOE por la idea de progreso y sobre todo por la idea de justicia que defiende. El PSOE ha estado presente siempre en los momentos de progreso de España. Uno de los problemas que le veo a mi partido es que la gente ha dejado de militar. Yo siempre digo que en los 80, incluso en los 90, lo mejor de la sociedad española estaba en el PSOE. Por eso teníamos una gran capacidad de elaboración política, que es uno de los elementos fundamentales por lo que existen los partidos. Todos los reveses políticos que hemos tenido han ido desencantando a la gente. Yo soy el secretario de acción electoral en agrupación en Chamberí.

En las elecciones el militante tiene tres funciones: la primera es la participación en la elaboración del programa, que es más significativa en las elecciones locales; la segunda es el reparto de la propaganda en la calle, con la que no ganas más votos, pero la gente ve que el PSOE está presente en la calle; y la tercera es el día de las elecciones: hay que estar en los colegios electorales como interventores o apoderados. Por su experiencia, el PSOE es el que mejor conoce el proceso y es una ayuda fundamental para los presidentes de mesa. Además, en estas elecciones en las que se puede ganar un diputado por un puñado de votos, es muy importante estar.

El otro día lo oí en la SER: 'El PP y el PSOE son la España analógica, y Podemos y Ciudadanos la España digital'. Me da envidia como los nuevos han calado muy bien en la gente joven, porque saben usar mucho mejor las redes sociales. Pero a los nuevos, como es normal, les falta las cosas que derivan de la acción política y del poso. Requiere mucho tiempo tener un discurso elaborado sobre temas muy complejos y a eso solo se llega con mucho debate y discusión".

Borja Terrés, 28 años. PSOE. 

Borja Terrés es secretario de Juventudes en Madrid.

Borja Terrés es secretario de Juventudes en Madrid.

"Soy diplomado en Trabajo Social y ahora estoy estudiando Derecho. En el PSOE llevo nueve años y 11 en Juventudes [Terrés es secretario de Juventudes de Madrid].

¿Por qué el PSOE? Porque es el partido que mejor representaba y representa mis ideas. Mis padres tienen una tendencia socialista, pero ninguno ha militado en política. Fui yo el que decidí dar el paso: quiero participar, quiero cambiar las cosas, quiero sobre todo mejorar mi barrio y ayudar en todo lo que pueda. Mi primer contacto con el PSOE fue en las fiestas de mi barrio, en Vallecas. Allí colocan casetas los distintos partidos y me acerqué a conocerlos y empecé a trabar relación con ellos.

Al militante hay que reclamarle dos cosas: que eche una mano en el día a día y que sea crítico, ayudando a los que están en las directivas y en las ejecutivas para decirles ésta es la tierra que tenemos que pisar y éstos son los problemas reales de la ciudadanía. Somos la toma de tierra para nuestros dirigentes y para quienes están en las instituciones. En campaña lo que toca es sacar el trabajo: pegar carteles, estar en repartos, acudir a mítines y sobre todo convencer al ciudadano de cuál es nuestro programa, porque tenemos un candidato que es Pedro Sánchez, pero no llega a todo el mundo. Nuestro público objetivo desde Juventudes está en las redes. Vamos a universidades, a coloquios, pero llegamos mejor a ellos a través de redes sociales que en el cara a cara. Yo creo que lo de pegar los carteles no vale demasiado, pero es bueno salir a la calle, porque haces equipo y aúna a tu gente. Cuando llegan las elecciones nos dedicamos a la difusión de las políticas de juventud del PSOE y nos dedicamos a convencerles que es la mejor opción para los jóvenes. Desde mesas de reparto, con nuestra oficina de derechos perdidos para hacer notar los derechos que hemos perdido estos cuatro años, repartos en calle, las redes sociales y este año estamos participando mucho en debates en colegios mayores y universidades.

Los nuevos partidos nos han venido muy bien a los partidos que llevamos más tiempo para que hagamos nuevas formas de participar, para que abramos los partidos a la ciudadanía, que parecía que estaba la cuestión más cerrada y éramos partidos más endogámicos. Pero yo la distinción no la haría entre los nuevos y los viejos partidos, sino entre la buena y la mala política. Ellos vienen sin mochila, para lo bueno y para lo malo. Es de justicia que se ponga en valor las cosas que se han hecho bien, porque se olvidan de la trayectoria política positiva".

Soraya Sotillo, 25 años. PP.

Soraya Sotillo, a las puertas de la sede del PP.

Soraya Sotillo, a las puertas de la sede del PP.

"Soy abogada y ahora estoy haciendo un máster de práctica jurídica. Milito en el Partido Popular desde 2007. Mi madre ya estaba. Yo veía las noticias y me llamaba mucho la atención. 'Me quiero afiliar, llévame a la sede', le dije. Fui el 10 de mayo. Me acuerdo porque era el inicio de campaña de las autonómicas con Esperanza Aguirre. Yo tenía 16 para 17 años. Me impresionó cómo hablaba Esperanza Aguirre. Y me empecé a involucrar cada vez más.

¿La labor del militante en campaña? Hace años que no vamos a la pegada de carteles, que era una pasada. Ahora nos encargamos de poner mesas en diferentes puntos del distrito e informar a los vecinos de nuestro programa, de nuestras medidas, y que sepan que si pasa algo pueden acudir, ya sea para quejarse ya sea para formar parte. Vamos a los actos a apoyar a nuestros candidatos, a Rajoy, a Soraya. Llevamos el material de un lado a otro. También recibes formación. A mí los que más me han gustado son los cursos de oratoria. A veces te toca hacer de esquinero, de cicinero: te dan un papel, te subes a un atril y das el discurso, como si fueras un candidato.

La militancia es difícil compatibilizarla porque yo he tenido que trabajar para pagarme la carrera. Es cierto que te tienes que implicar en la sociedad. Yo he estado involucrada en política universitaria, y tenías elecciones a rector y compañeros míos de clase no sabían a qué se votaba. Entiendo que actualmente la gente esté desgastada, desilusionada, desencantada, sobre todo los jóvenes, por la situación actual, pero te tienes que involucrar, saber qué ocurre en tú país y poder decidir: ir a votar y ejercer tu derecho. Las mujeres hemos luchado mucho por ese derecho. Desde Nuevas Generaciones hemos conseguido que nos hagan caso en cosas como que los licenciados en Derecho no tengamos que hacer un máster para ejercer.

De los nuevos, de Podemos sobre todo me ha llamado mucha la atención por el márketing y la capacidad de comunicación. Nosotros pecamos de no saber llegar bien a la gente, de no explicar bien las medidas. Por ejemplo, la ley Mordaza. No sabemos llegar bien a los ciudadanos. Estamos un poquito cojos en comunicación. Pablo Iglesias, las cosas como son, cuando sale y empieza a hablar tiene muchas tablas. Dices 'chapeau, cómo habla', pero no induce ese mensaje de seguridad de 'las cosas van a ir bien'. Les falta experiencia. Solo hay que ver lo que está haciendo Carmena con el ayuntamiento. Para llevar a España necesitas un rodaje. Y un partido que acaba de nacer le falta rodaje".

Eduardo Vázquez de Parga, 28 años. PP.

Eduardo Vázquez de Parga milita en Nuevas Generaciones del PP.

Eduardo Vázquez de Parga milita en Nuevas Generaciones del PP.

"Soy técnico en Industrias alimentarias y a tres asignaturas de tener el grado en Ciencia y Tecnología de Alimentos. Soy un poco rarito por estar metido en política siendo científico. En mi gremio se desentienden mucho de la política. Milito desde hace tres años y medio.

Mi madre es militante, y creía que hacía el bien metiéndome allí. Me estuvo insistiendo. Yo no quería, porque no me sobraba tiempo. Me ponía todas las noches una hojita de afiliación en la cama. Le dije que no, pero que la acompañé a un mitin para que no fuera sola. Me gustó. Era con Paloma Adrados, la hoy presidente de la Asamblea. Era después de ganar las elecciones y entonces como que eso te anima más. Fui a otros mítines. Al final me acerqué a un grupo de jóvenes que había en la sede y aquí estoy.

Me parece vital militar en los partidos porque si queremos cambiar las cosas se cambian desde dentro. Mi hermano se fue a trabajar a Alemania y allí pertenecer a un sindicato, a un partido, está bien visto porque inviertes tiempo en la sociedad. Estar aquí me ha ayudado un montón, por ejemplo, a hablar en público, porque antes me daba pánico. Los militantes somos los músculos del partido: salimos a la calle, estamos en la pegada de carteles o en las redes sociales porque somos los que más machacamos al ser jóvenes, las mesas, hacemos campaña hablando en la calle.

Los jóvenes tenemos que estar para que nos vean que somos normales y quitar perjuicios. Aunque no milites en el PP, en Juventudes, o donde quieras, implícate. Las cosas no sólo se cambian gritando y protestando, si no implicándose. Por ejemplo, desde Pozuelo salió la iniciativa Abono 20 [pago de 20 euros al mes para el transporte público a los menores de 26 años].

Me llama la atención de Ciudadanos que son más jóvenes. Desde Nuevas Generaciones, siempre pedimos que se cuente más con los jóvenes. Ahora, les falta experiencia, tablas… el envoltorio es muy bonito, pero está por ver si el producto es tan bueno".