ELECCIONES 20-D

Pablo Iglesias denuncia la 'Operación Menina' del PP para hacer presidenta a Soraya

El líder de Podemos protagoniza un acto en Málaga donde argumenta que en el partido gobernante “no queda incorrupto ni el brazo de Santa Teresa”.

El líder de Podemos durante un mitin en Cádiz.

El líder de Podemos durante un mitin en Cádiz. Efe

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha arremetido este sábado contra la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. Antes de iniciar el acto de su partido en el Teatro Alameda de Málaga, el candidato ha denunciado que el Partido Popular ha puesto en marcha una “operación menina” para que “Soraya sea presidenta del Gobierno apoyada por Albert Rivera”. Además de estas palabras del candidato, el acto ha estado centrado en la denuncia contra la nueva ley de enjuiciamiento criminal y en la presentación de las propuestas de Podemos para luchar contra la corrupción.

Minutos antes de que se iniciase el acto, Iglesias ha hablado con los medios para que su mensaje contra la número dos del Gobierno quedase cristalino. Primero ha afirmado que “da la impresión de que en Génova no queda incorrupto ni el brazo de Santa Teresa”. Después ha sostenido que existe ahora mismo “una operación menina para que Soraya sea la presidenta apoyada por los votos de Albert Rivera”. Ha afirmado que Pedro Sánchez solo está preocupado por conseguir un resultado que no permita que Susana Díaz le mueva la silla en el PSOE. Y, por último, ha afirmado que él y sus compañeros están “convencidos de que vamos a ganar las elecciones el 20 de diciembre”.

La música de la película Los cazafantasmas ha sonado al inicio del acto como clara referencia a los casos de corrupción que Podemos promete abortar si llega al gobierno. Entre aplausos y gritos de “sí se puede”, Alberto Montero ha abierto el fuego explicando que la corrupción tiene un coste económico del que no suele hablarse. Y ha repasado los numerosos escándalos que se han destapado en Málaga en los últimos años.

La 'Ley Berlusconi'

Por su parte, el secretario de Relaciones con la Sociedad Civil, Rafa Mayoral, ha denunciado que el Ejecutivo del PP ha puesto en marcha una suerte de 'Ley Berlusconi', en referencia a la nueva ley de enjuiciamiento criminal. Tanto Mayoral como el resto de intervinientes han apelado a que los casos de corrupción no deben quedar en el olvido. Y es que, según los líderes de Podemos, con esta legislación, que acorta los tiempos de instrucción en las causas judiciales, se quiere generar impunidad para “los delincuentes de cuello blanco”. De hecho, en el mitin se ha emitido un vídeo sobre la Ley Berlusconi.

A continuación, la magistrada Victoria Rosell, fichaje estrella de Podemos para estas elecciones, ha presentado algunas de las propuestas del partido morado para luchar contra la corrupción. “Cuando hablamos de dotar a la Justicia de una auténtica policía judicial independiente que no dependa del Ministerio del Interior, no decimos que la Policía no sea buena, sino que lo decimos porque los que nos hemos puesto a investigar estos casos nos hemos encontrado con que se pincha un teléfono con garantías judiciales, pero nadie utiliza ese teléfono”. A ese respecto, ha sugerido que esto ocurre por las relaciones entre los políticos y los investigados. “Están acabando con todos los mecanismos para que funcione el estado de derecho”, ha añadido. “Nos llaman antisistema, pero antisistema son los que no respetan el estado social y democrático de derecho”, ha asegurado. Por último, Rosell se ha emocionado al afirmar que “investigar la corrupción se paga muy caro”.

Iglesias repite sus mensajes

El secretario general de Podemos ha cerrado el acto. Sus primeras palabras han estado dedicadas a Celia Villalobos, oriunda de Málaga. “Celia, me tomo contigo todos los cafés que quieras, pero nosotros, a los corruptos, vamos a llamarles corruptos a la cara”, ha afirmado entre vítores y aplausos de los más de 600 presentes en el Teatro Alameda. Después, ha repetido sus dardos contra sus rivales políticos.

A su juicio, se está produciendo la paradoja de que “en esta campaña nadie habla de España, solo de los pactos entre camarillas”. Primero ha insistido en que “da la impresión de que en Génova no queda incorrupto ni el brazo de Santa Teresa”. Después ha vuelto a denunciar que el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha puesto en marcha “una operación menina para que Soraya sea la presidenta apoyada por los votos de Albert Rivera”. Como no podía ser de otra manera, Iglesias ha vuelto a atacar a Pedro Sánchez, en este caso por las peleas intestinas que éste mantiene con Susana Díaz.

Contra González

Con continuas referencias a los casos de corrupción que asfixian a PP y PSOE, el candidato de Podemos ha repetido sus propuestas de cinco grandes reformas constitucionales. Y, de todas ellas, ha puesto especial énfasis en su promesa de prohibir las puertas giratorias y, una vez más, el PSOE ha sido el blanco de sus ataques por “los exministros que acaban en los consejos de Gas Natural, Abengoa, Endesa o Iberdrola”. Aunque no los ha mencionado, se refería a los socialistas Josep Borrell y Felipe González, entre otros.

Los indecisos pueden ser la clave de estas elecciones tan inciertas. Por ello, Iglesias le ha dicho a los presentes: “Hablad con vuestros amigos, con vuestros vecinos, con los que se lo están pensando, porque vamos a llegar a la Moncloa con escobas y con fregonas para barrer”. Y, por último, ha remarcado la idea que más va repetir en los próximos días: “El 20 de diciembre podemos ganar”.