Mundial de Fórmula 1

Rosberg sobrevive en la carrera loca de Spa; remontada de Hamilton y Alonso

El piloto alemán logró su vigésima victoria en la Fórmula 1. El británico y el asturiano, que partían desde la última línea de la parrilla, fueron los más favorecidos de los incidentes en Bélgica. 

Nico Rosberg  venció en  Spa-Francorchamps .

Nico Rosberg venció en Spa-Francorchamps . Reuters

  1. Mundial de Fórmula 1
  2. Gran Premio de Bélgica F1

Spa es un circuito lleno de sorpresas que nunca defrauda con curvas con nombre propio y suficiente personalidad que durante años son capaces de marcar devenir de una carrera.

La Source donde tres coches no caben

Una vez más la primera curva de la mítica pista belga ha revolucionado el Gran Premio gracias a una salida relámpago que ha terminado por electrocutar las esperanzas de Verstappen, Räikkönen y Vettel. Así te lo hemos contado.

La salida de los dos Ferrari marcaba las ambiciones de los italianos para demostrar que aún pueden ser protagonistas del mundial al dejar atrás al Red Bull de Max Verstappen.

La ilusión italiana duró sólo unos metros puesto que a la joven revelación holandesa no se le puede dejar ni un centímetro de espacio cuando se lucha por una posición.

En la curva de La Source Räikkönen no remató su magnífica salida al dejar un hueco por el que Verstappen metió el morro de su Red Bull mientras que un excitado Vettel cerraba a su compañero de equipo en una curva donde tres no caben.

El resultado fue la colisión roja entre Vettel y Räikkönen que alcanzó al Red Bull que tampoco cedía posición arruinando la carrera de los únicos tres pilotos capaces de luchar a Rosberg la victoria.

El precio de no hacer la pole el sábado es verse involucrado en este tipo de incidentes, Räikkönen perdonó con su error en la última curva durante Q3 y el domingo su error le pasó una factura exagerada.

La convulsa salida provocó consecuencias en el resto del grupo, situación que Fernando Alonso y Lewis Hamilton aprovecharon para meterse de lleno en mitad de grupo y optar a todo.

Terrible accidente de Kevin Magnussen

Mientras el grupo se organizaba tras la confusión de las primeras vueltas, Carlos Sainz en séptima posición centraba las imágenes de televisión cuando al tratar de llegar a boxes sin éxito con su Toro Rosso sustentándose únicamente con tres ruedas, como consecuencia de un reventón en su neumático trasero derecho, causando momentos de peligro en pista.

Mientras el madrileño se retiraba finalmente durante la vuelta 6 Kevin Magnussen perdía el control de su Renault a la salida del Radillon sufriendo una violentísima colisión contra las barreras en la que hasta las protecciones que deben amortiguar el impacto de la cabeza del piloto salieron disparadas por los aires.

El terrible accidente que puede dejar consecuencias en el tobillo del piloto que ha sufrido cortes, según las primeras informaciones, de cara a la próxima cita de Monza provocó la salida del coche de seguridad y el consiguiente baile de coches entrando apresuradamente en el pitlane para anticipar el primer cambio de neumáticos.

Esta situación fue nuevamente aprovechada por Alonso y Hamilton que remontaban aún más en sólo seis vueltas hasta la cuarta y quinta posición respectivamente consolidando una remontada que dejaba atrás el mal sabor de sus penalizaciones metiéndoles de lleno en el cartel de protagonistas de la carrera.

Dos Grandes Premios por el precio de uno

Las consecuencias del accidente de Magnussen obligó a dirección de carrera a sacar la bandera roja en la vuelta 9 suspendiendo la carrera.

Esta circunstancia ponía a cero los marcadores y volvía a repartir cartas y estrategias ante el segundo Gran Premio que procedería a celebrar con la reanudación de carrera.

Esta atípica circunstancia permitió a los equipos reparar los monoplazas y cambiar neumáticos como si de una nueva carrera se tratara.

La nueva carrera comenzaba en la vuelta 10 con unas estrategias cambiadas por completo como consecuencia de la aparición del compuesto medio, que se convertía en protagonista de una carrera donde el sol y la temperatura de la pista devoraban los compuestos más blandos y por los que la mayoría de los equipos habían apostado antes del fin de semana.

Adelantamientos y luchas por doquier hasta el final

La carrera más loca del año fue un rosario de adelantamientos como consecuencia de un incremento exponencial de cambios de neumáticos que provocaban numerosas permutaciones de posiciones que generaban batallas continuas entre el grupo que luchaba por los puntos.

Fernando Alonso dejó atrás el amargor del fin de semana y finalmente pudo disfrutar de las prestaciones de la última evolución de Honda codeándose en cuarta, quinta, sexta posición con Williams, Force India con quien luchó codo a codo hasta en el mismísimo pitlane y hasta Ferrari llevando su monoplaza hasta la séptima posición final, resultado impredecible para alguien que salía desde la última posición sin apenas haber rodado durante el fin de semana.

Lewis Hamilton culminó una remontada histórica llevando su Mercedes hasta la tercera posición final desde la última línea de la parrilla de salida.

El británico reduce a una anécdota los puntos restados por Nico Rosberg y se lleva un boten de unidades de potencia nuevas que serán vitales para afrontar la recta final del mundial con material nuevo en perfectas condiciones.