Diario de una medallista olímpica

Cuenta atrás: detalles, parchís y nervios

Mientras los tenistas organizamos competiciones de parchís para matar el tiempo muerto en la Villa, la hora de debutar se acerca con la inauguración de los Juegos a la vuelta de la esquina.

David Ferrer, Anabel Medina y Rafael Nadal en la Villa Olímpica.

David Ferrer, Anabel Medina y Rafael Nadal en la Villa Olímpica. Anabel Medina

  1. Juegos Olímpicos 2016
  2. Río de Janeiro
  3. Rafa Nadal
  4. Garbiñe Muguruza

El pistoletazo de salida ya se puede oler. El ejemplo más claro es el estado que vive la ciudad ahora mismo: jueves y viernes son días de fiesta en Río por la inauguración de los Juegos Olímpicos. Ayer fueron las pruebas en Maracaná y eso quiere decir que la cuenta atrás está cerca de terminar para el momento que llevamos cuatro años esperando con ilusión. El desfile es duro, muchas horas de espera y un buen rato caminando, pero es uno de esos momentos que cualquier deportista sueña con vivir, al menos una vez en la vida.

Otra de las señales que anuncian el comienzo de la competición es el sorteo de los cuadros. Salvo el dobles mixto, que se realiza más adelante, ya sabemos qué ha deparado la suerte en todas las categorías. Nosotras también conocemos la primera piedra que tendremos en el camino. Debutaremos contra las estadounidenses Bethanie Mattek-Sands y Coco Vandeweghe, una pareja muy complicada. Quizás puede sonar a tópico, pero el cuadro de unos Juegos es de los más duros que puedes encontrar en este deporte. Es así y toca aceptarlo.

En los últimos días, Arantxa y yo hemos incrementado la intensidad de nuestros entrenamientos, empezando a jugar puntos. La lesión en el hombro que me obligó a retirarme de Wimbledon hace unas semanas evoluciona favorablemente y nos encontramos bien, así que estamos preparadas para pelear y dar toda la guerra posible. Ahora es el momento de pulir los pequeños detalles que puedan terminar marcando la diferencia, cuando todo se apriete de verdad.

Mientras eso ocurre, las partidas de parchís han llegado a la Villa por todo lo alto y se han convertido en una vía imprescindible para matar el tiempo muerto. Estamos en 2016, pero lo único que ha cambiado es que ahora jugamos en un iPad, aunque también en un tablero de los de toda la vida. Hay algunos que prefieren el tablero de antaño por las supuestas irregularidades electrónicas del iPad, así que vamos cambiando según nos parece. Aunque Ferrer está un nivel por encima del resto, las partidas son bastante igualadas y por ahora no hay un claro ganador.

Jugando al parchís en los ratos libres.

Jugando al parchís en los ratos libres.

Volviendo a lo deportivo, la buena noticia es que Rafa Nadal podrá disputar todas las pruebas después de entrenarse durante los dos primeros días y tomar la decisión de ir a por todas. El miércoles por la tarde tuvimos rueda de prensa del equipo completo y me sorprendieron dos cosas: la cantidad de periodistas que se habían congregado en la sala de prensa y la foto que nos hicimos después junto a todo el equipo. Sí, es solo una foto, pero tiene un significado especial que valoraremos con el paso del tiempo.

Miembros del equipo olímpico de tenis.

Miembros del equipo olímpico de tenis.

Al fin, la familia está completa. Garbiñe, que tuvo problemas con sus vuelos hasta Río, se ha unido a nosotros. También Roberto Bautista. Ya no falta nadie. Podemos presumir de tener un equipo increíble con Conchita, Nadal, Ferrer, Ramos, Carla, Arantxa, Toni Nadal, Fogués, Budó, Sumyk, Carlos Gómez, José María Arenas, el doctor Cotorro, Luis Badal, Bruno, Pedro y Julián. Aunque el papel de muchos no se vea por televisión, como el de los fisioterapeutas o el de nuestro jefe de seguridad, sin ellos sería imposible encarar esta cita en las mejores condiciones posibles.

Quedan pocas horas y estos son mis cuartos Juegos Olímpicos, pero me he dado cuenta de algo según se acerca el momento: sigo teniendo los mismos nervios de la primera vez.