Eurocopa de Fútbol 2016

El héroe de la Eurocopa vuelve a casa: 'Will Grigg is on fire'

El jugador fue aplaudido y ovacionado por su afición en Belfast a pesar de no haber jugado ni un minuto en esta Eurocopa. Su canción sonó por todo lo alto en un ambiente de celebración.

Los aficionados reciben a la selección del Norte de Irlanda y canta 'Will Grigg is on fire'

Los aficionados reciben a la selección del Norte de Irlanda y canta 'Will Grigg is on fire'

  1. Eurocopa de Fútbol 2016
  2. Selección fútbol Irlanda del Norte

Se podría decir que Irlanda del Norte se clasificó a la Eurocopa para pasárselo bien. Y así lo quiso su afición. Pero, también, obviamente, la federación de fútbol del país, que organizó una fiesta por todo lo alto para recibir a su selección en Belfast. Y allí, todos los integrantes de la plantilla fueron recibidos como héroes. No obstante, todas las miradas fueron para el mismo: Will Grigg, al que aplaudieron, cantaron -con su canción ‘Will Grigg is on fire’- y auparon a lo más alto como si fuera el mismísimo Maradona. Y eso que su papel ha sido más bien secundario. De hecho, no ha jugado ni un minuto en este torneo. Y, sin embargo... 

Irlanda del Norte debutó por primera vez en una edición de una Eurocopa y cumplió de sobra sus objetivos. La fase de grupos la solventó con una victoria sobre Ucrania (0-2) y dos derrotas ante Alemania (0-1) y Polonia (1-0) respectivamente. Es decir, consiguió tres puntos y se clasificó como una de las mejores terceras a octavos de final, donde se vio las caras con Gales. Sin embargo, en este partido, un tanto en propia puerta de McAuley la mandó a casa (1-0).

En lo estrictamente futbolístico Will Grigg no tuvo ninguna influencia en tales éxitos. Sin embargo, sí que estuvo presente en las gradas. En el Parque de los Príncipes, por ejemplo, miles de personas corearon y cantaron su canción: ‘Will Grigg is on fire’, una versión del hit musical de los años 1990 de la cantante italiana Gala titulada ‘Freed from desire’. En definitiva, nadie lo conoce ni sabe cómo juega al fútbol, pero ya es una estrella. ¡Y qué no pare la fiesta!