Liga Endesa

Llull y Ayón acallan al Barça

Los 39 puntos logrados entre ambos (20 y 19 respectivamente) lideran el sólido triunfo del Real Madrid para empatar la final de la ACB (70-90). Los de Laso tienen ahora el factor cancha.

Sergio Llull celebra una canasta ante el Barça este viernes.

Sergio Llull celebra una canasta ante el Barça este viernes. EFE

Vaya con el déjà vu del año olímpico en esta final de la Liga Endesa. Si Perperoglou homenajeó a Marcelinho Huertas en el último instante del primer partido, el Real Madrid se miró en su propio espejo de 2012 para ganar el segundo encuentro (70-90, narración y estadísticas). Empató la serie a través de una constancia que le mantuvo siempre por delante en el electrónico, acabando con cada conato de remontada del Barça. Como cabecillas a la hora de impedir el 2-0 azulgrana, casi letal para las aspiraciones de título de los de Laso, dos nombres propios, los de la totalidad de los playoffs: Sergio Llull y Gustavo Ayón.

Desde el minuto uno, quedó claro que iba a ser el día de ambos jugadores. Y, en general, de todo el Madrid, que ya mandó por más de 20 puntos en la primera parte antes de sentenciar el encuentro en el último cuarto. Se encontró con su mejor juego, el que le dio todo el curso pasado, y ahí empezó a gestarse su triunfo. Llull entró en uno de sus habituales estados de trance anotadores en los primeros minutos, mientras la balanza del rebote empezaba a decantarse del lado visitante. Entretanto, el Barça intentaba encontrar respuestas al dominio blanco sin éxito.

Era imposible aspirar a un partido con tantos puntos y acierto como el primero, tanto por parte de un bando como por el del otro. Sin embargo, los hombres de Xavi Pascual sí fueron realistas pensando que podían entrar en el partido en cualquier momento. Así lo hicieron, igualando las tornas bajo los aros e intentando implantar un ritmo más lento al juego. La medida surtió bastante efecto, ya que los locales llegaron a colocarse únicamente cinco puntos por debajo del Madrid ya bien entrada la segunda parte.

Pero al Madrid no le pudo la zozobra del basket control, aunque llegase a ejecutar su versión más irregular, la de este año. A pesar de algún que otro cortocircuito ofensivo, esta vez a sus jugadores no les asaltaron las dudas. Poco importó que Tomic, Perperoglou, Samuels o Satoransky acabasen encontrando su sitio en el parqué del Palau Blaugrana. En los últimos minutos, Llull volvió a mostrarse tan irreductible como en los primeros compases. Le acompañó Ayón, inmenso en la zona, clave para explicar la victoria blanca en un día donde el triple no resultó tan determinante... salvo a la hora de la verdad.

El buen trabajo cerca del aro no sólo fue cosa del pívot mexicano. Felipe Reyes y Trey Thompkins también tuvieron mucho (y bueno) que decir en la pintura. Tan importante fue el trabajo bajo tableros que el rebote ofensivo (10 por 8 del Barça) resultó fundamental a la hora de encajar las piezas de la defensa del Madrid. La misma que provocó hasta 14 pérdidas del Barça (el doble que las cometidas por el vencedor).

Ya se lo decía Pablo Laso a sus pupilos en un tiempo muerto: había que defender y correr. Así lo hicieron sus jugadores, capaces de aunar tensión atrás y buenos números delante (tan sólo nueve puntos menos que el miércoles) para hacerse con el factor cancha en la final. Totalmente olvidada la dolorosa derrota del encuentro inaugural, el Madrid tiene la posibilidad de adelantarse en la batalla por el título o incluso de sentenciarlo en la capital la próxima semana. Si su juego se acerca al mostrado en el segundo duelo, a buen seguro que revalidar título no será una utopía.

Ficha técnica

70 - FC Barcelona Lassa (12+20+26+12): Satoransky (8), Navarro (6), Perperoglou (10), Doellman (9), Tomic (14) -cinco inicial-, Abrines (-), Lawal (-), Oleson (1), Arroyo (4), Vezenkov (3), Ribas (6) y Samuels (9).

90 - Real Madrid (28+16+22+24): Llull (20), Carroll (2), Taylor (3), Thompkins (12), Ayón (19) -cinco inicial-, Rudy Fernández (7), Sergio Rodríguez (10), Maciulis (-), Reyes (12), Hernangómez (-), Nocioni (3) y Doncic (2).

Árbitros: Hierrezuelo, Jiménez y Peruga. Sin eliminados.

Incidencias: Asistieron al encuentro 6.742 espectadores en el segundo partido de la final de la Liga ACB disputado en el Palau Blaugrana.