Deportes

Los 10 grandes triunfadores del deporte mundial en 2015

Repasamos el año que acaba, que deja recuerdos como el combate del siglo o el de los Golden State Warriors de Stephen Curry.

La actualidad deportiva del año 2015 ha tenido grandes protagonistas que con sus triunfos han entretenido a todos los aficionados. Fuera de España, que también ha disfrutado de grandes éxitos, el panorama internacional ha vivido éxitos con nombre y apellidos.

Tom Brady y los New England Patriots. 2 de febrero

El cuarto anillo del quarterback es ya historia del fútbol americano. 28-24 a los Seattle Seahawks gracias a una remontada final, con el novato Butler de protagonista. Brady logró el MVP de la final, un hecho que se producía por tercera vez en la carrera del estadounidense.

Floyd Mayweather Jr. 3 de mayo

El estadounidense venció a Pacquiao en un combate que se anunció como el del siglo. Y lo fue por la expectación y todo lo que rodeó al evento, pero no tanto por el espectáculo deportivo. 12 asaltos le valieron para mantenerse invicto (48 victorias), dedicándose a esquivar los ataques del filipino y sin que se produjese intercambio de golpes.

Chelsea. 3 de mayo

En estos momentos al conjunto inglés no le van demasiado bien las cosas. Mourinho ha salido del club al que llegó para volver a conquistar la Premier League. Así lo hizo la temporada pasada, en su segundo año en el club londinense tras su regreso. Era el quinto torneo que lograba el Chelsea, el tercero con el portugués en el banquillo. Un 1-0 al Crystal Palace certificó un torneo que dominó frente a los otros grandes de Inglaterra. Fue el título más destacado fuera del fútbol español, con el impecable Barça de Luis Enrique.

American Pharoah. 7 de junio

El caballo de carreras se convirtió en el primer campeón de la Triple Corona de la hípica estadounidense tras casi 40 años. El Derby de Kentucky, el Preakness Stakes y el Belmont Stakes, donde completó el triplete, vieron al equino montado por el el mexicano Víctor Espinoza hacer historia de este deporte.

Stephen Curry y los Golden State Warrio. 17 de junio

MVP de la NBA, además de ganador del anillo junto a un equipo no ha parado de batir récords. Su triunfo parece no tener fin y al comenzar la actual temporada han sumado 28 victorias consecutivas en la mejor competición de baloncesto del mundo . Una marca desde la línea de tres que asusta. Datos que hablan de lo logrado pero no de la manera de hacerlo. Stephen Curry (y su hija) han enamorado al mundo.

Chile. 5 de julio

Ganar un torneo internacional en casa ante un rival como Argentina es algo que sin duda se quedará en el recuerdo de los aficionados locales. Una manera mágica para conquistar su primera Copa América, a pesar de hacerlo en los penaltis tras unos 120 minutos sin goles.

Serena Williams. 11 de julio

La temporada de la tensita ha rozado la perfección. Australia, Francia y Wimbledon aquel 11 de julio pueden dar fe de ello. Sólo la derrota en semifinales del Abierto de Estados Unidos la privó de hacer un año redondo y del grand Slam. Su récord de 53-3 es muy representativo para una deportista que buscará más en 2016.

Novak Djokovic. 18 de octubre

No hay rival en el tenis mundial. Así lo ha querido el serbio que ha ganado en total 11 títulos. Tres de los grandes y seis 'Masters 1000' entre ellos. Batió récord de puntos en la clasificación de la ATP (16.585) para confirmarse como el mejor del mundo. Tiene ya cinco Grand Slam y con su victoria en el Masters 1000 de Shanghai en octubre sumó su trofeo número 25.

Lewis Hamilton. 25 de octubre

Paseo hacia el Mundial sería el titular que mejor define la temporada actual del piloto. Sin apenas oposición, con unos Mercedes imparables, el británico dominó de principio a fin el campeonato del mundo, que acabaría sentenciando en Austin a falta de tres carreras. Tres, de hecho, es el número de veces que Hamilton ha alcanzado la gloria.

Los All Black. 31 de octubre

Nadie había ganado dos veces consecutivas el Mundial de Rugby y con un 34-17 contra Australia los neozelandeses se colaron entre los mejoresequipos de la historia del rugby. Se trataba del tercer título de Nueva Zelanda, que domina en los cuatro últimos años tras ganar el 89% de los 53 partidos disputados (tres derrotas).