Xi Jinping

China copia a Monago: rap para adoctrinar a los jóvenes

Xi Jinping sigue la estela de la campaña electoral de Extremadura y lanza un videoclip anime que repite, como un mantra, las cuatro consignas de su partido. 

Xi Jinping, presidente de China

Xi Jinping, presidente de China EFE

  1. Xi Jinping
  2. Comunicación política
  3. Rap
  4. China
  5. PP Partido Popular
  6. José Antonio Monago
  7. Elecciones
  8. Dibujos
  9. Política
  10. Vídeos musicales
  11. Propaganda electoral

Xi Jinping, presidente de la República popular China, ha copiado a Monago: el rap vuelve a ser plataforma para el panfleto político. Después del éxito viral de Extremadura como única doctrina de la rapera pacense Discípulo de la Rima, llega Las cuatro integrales, un vídeo pretendidamente pueril para que el denso eslogan político de Xi prospere entre cerebros jóvenes.

Tres minutos de duración bastan para que las bases del pensamiento de Xi queden claras a la ciudadanía: en el vídeo, dibujos animados que caracterizan a un hombre y a una niña bailan, celebran a ritmo de rap los cuatro eslóganes aupados por las autoridades chinas. En mandarín, la letra repasa los puntos claves: construir una sociedad moderadamente próspera, profundizar las reformas, impulsar el estado de derecho y garantizar el estricto gobierno del Partido Comunista de China (PCCh). Ha sido la agencia oficial Xinhua la encargada de divulgar hoy el vídeo. Se desconoce la autoría de la letra.

Repite conmigo: las cuatro integrales

El tono del tema tiene ese aquél imprescindible de mantra, de repetición entusiasta: “¡Repite conmigo, las cuatro integrales, las cuatro integrales! ¡La prosperidad es el objetivo, repite conmigo, las cuatro integrales, las cuatro integrales, la reforma es la vía!”. Pegadizo, ansioso. Y una vez más: “¡Repite conmigo, las cuatro integrales, las cuatro integrales, la ley es la garantía, repite conmigo, las cuatro integrales, las cuatro integrales, la reforma es la vía!”.

La prosperidad es el objetivo, repite conmigo, las cuatro integrales, las cuatro integrales, la reforma es la vía 

Cuatro integrales, ahora sí, como única doctrina. Xi Jinping no se escuda en eso que decía Discípulo de la rima de “creer en las personas más que en los partidos y más en las ideas que en las ideologías” (leitmotiv del himno preelectoral de Extremadura), sino que, directamente, traduce su programa político y lo acerca a las conciencias tiernas. No se alaba una tierra, una región ni un país: se hace masticable un discurso concreto a fuerza de muñequito alegres y estribillo machacón.

Acercar el discurso 

Es consciente el presidente de que el léxico del PCCh es algo jeroglífico y anacrónico para los votantes imberbes y opta por acercárselo así. No es la primera vez: ya el pasado octubre lanzó un vídeo musical de dibujos animados -anglosajón y psicodélico- dedicado al XIII Plan Quinquenal, que regirá la política económica del país entre 2016 y 2010.

La moda de simplificar los planes quinquenales a la ciudadanía se la inculcó Moscú a Pekín hace más de 60 años y, desde entonces, no ha dejado de proliferar y encontrar nuevas ramas: en diciembre, la cadena estatal CCTV también emitió un rap con dibujos animados para aplaudir las políticas de Xi, “desde la caza a políticos corruptos hasta las reformas económicas”, como señala EFE.

Rejuvenecer al electorado 

Monago y Xi Jinping no olvidan rejuvenecer su electorado y alimentarle de opio de cuando en cuando. Antes lo hicieron Jian Zemin con Los tres símbolos; Hu Jintao, predecesor de Xi, con su eslogan “la sociedad armoniosa” o, sin ir más lejos, el propio Mariano Rajoy con su vídeo electoral "Piensa sin prejuicios", en el que apuntaba que también un hipster podía votar a su partido. 

Lo han hecho muchos otros: desde Hu Jintao con su "la sociedad armoniosa" o Mariano Rajoy con su "También nos votan los hipsters" 

Eso sí, mientras el Partido Comunista de China recurre a internet para promocionar sus políticas, sus autoridades siguen restringiendo progresivamente la red desde que Xi tomase el poder hace casi tres años y aprobase una controvertida ley de seguridad nacional que obliga a custodiar la “cibersoberanía”.