Michael Keaton en una imagen de El fundador.

Michael Keaton en una imagen de El fundador.

Cine Estrenos de Cine

El hombre que hundió McDonald's (y se forró)

Ray Kroc convirtió una pequeña tienda de hamburguesas de San Bernardino en el mayor negocio del mundo capitalista traicionando a sus dueños y los principios del restaurante original.

Javier Zurro

En el centro de todas las ciudades del mundo hay algo que se repite. Allí está, en plena Gran Vía madrileña, al lado de Picadilly Circus en Londres y en la Quinta Avenida de Nueva York, como un monumento más en el que los turistas hacen cola para entrar. No hay lugar que se precie sin su McDonald's, con su M brillante y sus carteles luminosos con anuncios de Big Mac y Cuarto de Libra por un precio para todos los bolsillos.

Que se rían Chicote, Jamie Olivier y compañía, porque por muchas estrellas Michelín que tengan no hay una cadena de restaurantes más exitosa que la franquicia de hamburguesas que crearon en 1940 los hermanos Dick y Mac McDonald. Fue ocho años después cuando se dieron cuenta de que había que cambiar algo y comenzaron lo que hoy todo el mundo conoce como 'comida rápida'. Nada de mesas, camareros y tiempo de espera. Uno va, pide por una ventanilla, le dan en un par de minutitos su Cheeseburger y sus patatas y se marcha contento por donde ha venido. Para ello realizaron todo un estudio de cómo ser eficientes en la cocina y explotar de la mejor forma el tiempo y el espacio.

Pero hoy nadie se acuerda de los pobres Dick y Mac, de hecho ni ellos ni sus descendientes disfrutan de los beneficios de la actual cadena, de hecho se avergonzarían de ella, porque aunque ellos crearon la comida rápida, lo hicieron con unos principios de calidad y compromiso con el cliente inamovibles. Hasta que en su camino se cruzó Ray Kroc, el vendedor ambulante que les cameló en 1955 y terminó hundiendo su negocio y convirtiéndolo en el negocio de hostelería más rentable del mundo. Una historia que ahora recupera la película El fundador, dirigida por John Lee Hancock y en la que Michael Keaton se luce dando vida al canalla de Kroc.

El fundador y asesino

Si uno lee algo sobre la historia de McDonald's todo el mundo cita a los hermanos Dick y Mac como los fundadores auténticos del restaurante, pero a las tres líneas de texto ya han cambiado de protagonista para centrarse en Ray Kroc, cuyo golpe de suerte fue cruzarse en su camino como vendedor de batidoras con ellos. Se quedó enamorado del concepto de restaurante y decidió que había que exportar el concepto.

Para ello había que franquiciar el negocio y abrir sedes en cada puerto y ciudad. Al principio siempre bajo la supervisión estricta de los creadores del restaurante que comenzó todo en San Bernardino, pero cuanto más crecía el negocio más difícil era seguir los cánones marcados por ellos. Ya lo decían Aaron Sorkin y David Fincher en La red social, nadie hace un millón de amigos sin unos cuantos enemigos, y Kroc tenía claro que para amasar millones de dólares había que pisar unas cuantas cabezas.

La idea original de lo que tenía que ser un McDonald's desapareció pronto. La calidad dejó de ser importante. La regla de oro de que sólo se servían cheeseburgers, patatas y batidos voló por los aires y hasta se sustituyó la leche por unos polvos concentrados para realizarlos. Nada es lo que tenía que ser y la batalla campal entre Ray Kroc y Dick y Mac se tensaba por momentos.

Michael Keaton da vida a Ray Kroc en El fundador.

Michael Keaton da vida a Ray Kroc en El fundador.

La cadena no paraba de crecer, y todo el mundo hablaba de ese señor que había creado el mayor negocio de restaurantes de EEUU. Nadie hablaba ya de aquellos hermanos que tuvieron un sueño que no se parecía en nada a las tiendas que se abrían en cada lugar. Así que Kroc tuvo claro que había que deshacerse de ellos. Compró la marca, les engañó como a los chinos y hasta les hizo cambiar el nombre del pequeño local donde todo surgió.

El resultado es que ahora mismo McDonald's atiende aproximadamente a 68 millones de clientes por día, en más de 36.000 establecimientos de 119 países, algo que sólo la ambición de su padre putativo consiguió. Tal es la importancia de sus hamburguesas en la sociedad actual que The Economist creó el índice Big Mac, en el que compara el precio del producto estrella de la cadena en varios países pare establecer el coste de vida en cada uno de ellos. Puede que Ray Kroc hundiera el verdadero McDonald's, pero creó el mayor ejemplo del capitalismo y del mercado globalizado que existe en la actualidad.