MÉTODO THINKING

Sexo para ser feliz y adelgazar

'¿Cuántas calorías cuesta la felicidad?' es el segundo libro de Diego de Olmedilla. Llegó a pesar más de 140 kilos y con su experiencia ha revolucionado el mundo de las dietas. 

3-161024_L

3-161024_L

  1. Dietas
  2. Sexualidad
  3. Sexo
  4. Felicidad
  5. Adelgazamiento

¿Cuántas calorías cuesta la felicidad? (Espasa) es la pregunta que plantea Diego de Olmedilla en el segundo libro que acaba de publicar sobre su revolucionario Método Thinking.

Él mejor que nadie sabe lo que es pesar más de 140 kilos, ser un adicto a la comida y probar todo tipo de dietas sin éxito. Hasta que se dio cuenta de que no era un problema que tenga que ver solamente con lo que se come, sino que influyen otros muchos aspectos. “Hay que atacar el problema desde diferentes frentes, no sólo reduciendo la comida. Con nuestro método te das cuenta de que si el hambre no es el problema, la comida tampoco es la solución”, explica.

Diego de Olmedilla creador del Método Thinking

Diego de Olmedilla creador del Método Thinking

En este segundo libro no habla ya de su experiencia personal, sino que adentra al lector en casos prácticos que ha seleccionado de los más de dos mil thinkers (así llaman a sus pacientes) que han pasado por su consulta en los cinco años que hace que comenzó esta aventura.

No existe el gordito feliz 

En un 80% de las charlas formativas que da el propio Diego acaban con un consumo masivo de kleenex. La gente que acude conoce su experiencia y sabe que él perdió 50 kilos, así que suele ir al grano y no adornar las palabras para hacerles enfrentarse a su problema. “Es difícil calcular cuántas calorías cuesta la felicidad, reconoce. El bienestar y sentirse bien con uno mismo está reñido con el exceso de calorías. A la conclusión a la que llegas es que el exceso permanente como búsqueda de alivio a la penas acaba haciéndote muy infeliz”, aclara.

Lo más importante es no ir a adelgazar, la gente que acude al Método Thinking es porque esta frustrada y lo ha intentado tantas veces que no lo ha conseguido. “Darse cuenta del problema no es fácil, detrás de cada sobrepeso hay un problema emocional. Si el hambre no es el problema, la comida no es la solución. Si el dinero no da la felicidad, la cantidad de comida tampoco puede dar la felicidad”.

Fundamental el coaching. “Tenemos demostrado que tiene resultados óptimos. El coach fija objetivos, despeja los obstáculos del camino para que veas cuál es tu objetivo y puedas dejar de auto agredirte”, explica Olmedilla. Al igual ocurre con la terapia grupal. Empiezas con la auto negación y creyendo que no tienes ningún problema pero acaba siendo fundamental “La conciencia individual es poderosa, pero la colectiva es más poderosa todavía y fundamental para este tipo de patologías”, reivindica.

El sexo es posible y aconsejable

Compartir consejos sobre posturas sexuales para personas con sobrepeso o experiencias sobre lo beneficioso que es el sexo para bajar peso, se aborda abiertamente en este método. “Hay gente que no tiene problema pero hay otra que está muy acomplejada e incluso se llegan a sentir indignas y creen que no merecen ser queridas, ni abrazadas y menos amadas por nadie del sexo contrario”, confiesa el creador del Método Thinking. “Practicar sexo sube la autoestima, adelgazas y si además hay amor por el medio, el premio es mayúsculo”, defiende. Besarse durante una hora resta 200 calorías y una sesión completa de sexercise unas 400 calorías.

En seis o siete meses se pueden perder, entre 20 y 25 kilos, pero aún quedarán dos fases importantes del método por superar: la de Construcción, en la que edificas tu nueva relación con la comida y la de Equilibrio, en la que te enfrentas a tu nuevo yo, creías que eras gordo pero sólo lo estabas.

Su primer libro Adelgaza con el Método Thinking (Espasa) llegó a la 5ª edición, si aún no lo han leído quizás lo casos reales de este segundo, les animen a unirse a su comunidad y conseguir aquello que ahora les parece imposible. Diego de Olmedilla fue un adicto a la comida, que hoy es feliz ayudando a otros que cómo él creían que no había solución. Su optimismo es contagioso.