Consumismo

Por qué Apple, Amazon y otros quieren hacernos llorar en Navidad

Loterías no es la única. Las grandes tecnológicas se suman a la moda del sentimentalismo publicitario de estas fechas.

Fotógrama del anuncio de Apple.

Fotógrama del anuncio de Apple. Apple

  1. Apple
  2. iPhone
  3. Amazon
  4. Anuncios de publicidad
  5. Navidad

Los anuncios de la Lotería de Navidad se superan año tras año: si el pasado fue Rufino quien intentaba arrancar las lágrimas a los espectadores, el presente ha sido Carmina la encargada de dispararles una buena dosis de melancolía. Recurrir a la sensibilidad por estas fechas es una estrategia publicitaria que, pese a parecer más adecuada para turrones y juegos de azar, también sirve para productos menos navideños. Móviles y ordenadores incluidos.

Como demuestra Apple en su recién divulgado vídeo, bautizado Las Navidades de Frankie (Frankie de Frankenstein), los gigantes tecnológicos no se quedan atrás en eso del sentimentalismo. Acorde a los nuevos tiempos, el atornillado protagonista de la historia emplea su iPhone para poner música al momento más emotivo del anuncio.

Los de la manzana mordida han contado con el actor Brad Garrett para interpretar al monstruo de Mary Shelley, en una versión llena de ternura. Un triste y solitario Frankie se atreve a entonar un villancico frente a los vecinos del pueblo en el que vive. Solo suscita recelos entre los espectadores, hasta que una niña decide acercarse al hombre, que termina llorando de la emoción cuando todos le acompañan cantando. El vídeo acaba con el mensaje "abre tu corazón a todo el mundo”.

Otro que se ha apuntado a la moda sensiblera ha sido Huawei. Al igual que Apple, la marca china ha apostado por un personaje infantil para su último anuncio navideño: en este caso, se trata de un niño cuya familia no le presta demasiada atención. Sus padres y hermanos están enfrascados en sus mundos digitales, toqueteando móviles, tabletas o viendo la televisión, mientras el pequeño contempla el árbol de Navidad en solitario.

Paradójicamente, la enseñanza que quiere transmitir el fabricante asiático (#bepresent) no anima a echar mano de la tecnología, sino a dejarla de lado para vivir el momento presente. Claro que, según dice el anuncio, con “una vez al año” basta.

Samsung, por su parte, ha preferido darle un toque de alegría a las fiestas que tanta melancolía inspiran entre la competencia. Los coreanos han asumido su verdadero rol en este asunto de la Navidad para titular su anuncio No solo es un regalo. Es una posibilidad y aprovechar para hacer una recopilación de sus últimos productos. Móviles, relojes inteligentes y tabletas se suceden en las imágenes, por si a alguien se le ocurre convertir alguno en su próximo obsequio.

Los reyes de internet no se quedan atrás

Pero donde de verdad se compran los regalos electrónicos, independientemente de la marca, es en las grandes tiendas online. A sabiendas de su papel fundamental, las plataformas más famosas de la Web se suman a la publicidad navideña con sus propias versiones de anuncio cazanostálgicos.

Aunque en Amazon no se han dejado llevar por los tópicos propios de tan señaladas fechas, sí han apostado por enviar un mensaje de tolerancia. Su último vídeo promocional está protagonizado por una amistad un tanto peculiar; la de un sacerdote y un imán que se encuentran en casa del primero para disfrutar de una agradable velada y una taza de té.

Ambos personajes notan los estragos de la edad, que se manifiestan en unas rodillas algo molestas. Tras separarse, los dos religiosos deciden recurrir a la misma plataforma, Amazon, para adquirir el mismo producto, una rodillera, que les proporcionará alivio mientras rezan u ofician una ceremonia.

A los californianos de eBay no les seduce demasiado el sentimentalismo. En vez de que recurrir a protagonistas infantiles, motivos navideños o cuestiones religiosas, se han decantado por los adolescentes. Su anuncio para estas Navidades muestra un baile de instituto celebrado por estas fechas cuyos jóvenes asistentes llevan puesto o sostienen algún producto (supuestamente) comprado en la página de segunda mano.

Desde calcetines para solventar una "crisis de identidad" hasta una bola mágica que dice a un Romeo adolescente lo que le conviene hacer, pasando por un móvil para que las chicas más populares del centro se frían a selfis, todo son ideas para "sobrevivir a una discoteca de Navidad".

Espíritu navideño para olvidar rivalidades

Apple y Microsoft, eternos rivales en el ring de las ventas y, como han manifestado no pocas veces, en el de la publicidad, parecen dejar de lado las trifulcas en esta época del año. Así lo demostraron a finales del 2015, en los anuncios que ambos lanzaron por las mismas fechas; dos vídeos totalmente exentos de irónicas alusiones al oponente.

La Navidad pasada, empleados de distintas tiendas de los de Redmond, especialmente seleccionados para la ocasión, se reunieron en Nueva York para entonar algunos villancicos y canciones navideñas junto con un coro infantil de la ciudad. Un vídeo recoge el momento en el que cantan en una plaza, justo delante de una tienda con el enorme icono blanco de la manzana mordida. Los trabajadores de este segundo establecimiento acaban por unirse al grupo de espectadores en amor y compañía.

A los de Apple no se les ocurrió mostrar su simpatía por Microsoft, pero tampoco hubo rastro de pullas dedicadas a los de Redmond en su anuncio navideño de 2015. Optaron por un protagonista mucho más llamativo: Stevie Wonder se dedica a tocar el piano durante todo el vídeo, después de terminar la pista de su última composición en un plateado portátil Mac, acompañado por la voz de Andra Day.

Puede que la emoción y las lágrimas no seduzcan a nuevos clientes, pero las canciones e imágenes emotivas son un requisito casi imprescindible en los anuncios de estas fechas. Los grandes nombres de la tecnología y el comercio online también tienen su corazoncito.