MWC

Samsung se rearma para pugnar contra Apple y su iPhone

La coreana presenta en Barcelona su nuevo S7 y anuncia el aterrizaje de su sistema de pagos móviles en España a lo largo de este año.

Samsung ha presentado hoy los dos modelos S7.

Samsung ha presentado hoy los dos modelos S7.

Es uno de sus grandes rivales y causante en parte del gran desgaste económico sufrido a lo largo del pasado 2015. Samsung ha planteado una nueva batalla con el iPhone en la parte alta del campo de juego de los ‘smartphones’. Lo hará con el Samsung Galaxy S7, un modelo que ha sido presentado en la jornada previa al arranque del Mobile World Congress de Barcelona. En un acto en el que, además, la coreana ha anunciado el aterrizaje de su sistema de pagos móviles en España a lo largo de este año.

El pasado año 2015, las ventas de Samsung cayeron ligeramente. Y su beneficio neto también. Una de las razones hay que encontrarla en el descenso del 6% en la facturación de su unidad de móviles. El desgaste ha sido significativo. Y este nuevo año, Samsung ha querido dar un puñetazo en la mesa. ¿El resultado? El Samsung Galaxy S7, tanto en su modelo normal, como en el Edge, con pantalla curva.

Entre sus novedades: una tecnología que lo hace resistente al agua y al polvo, un procesador más rápido y una batería con más capacidad. Por si quedaron dudas sobre quién es el rival a batir, durante la presentación la compañía decidió comprar las resoluciones fotográficas de las cámaras de sus dispositivos con los de Apple.

Y es su particular enemigo a batir porque es en la gama alta donde trata de ganar terreno. Samsung fue de nuevo el líder en teléfonos vendidos durante el pasado año, con 320 millones de unidades y una cuota de mercado del 22,5% (cayó algo más de dos puntos porcentuales respecto al año anterior). ¿Y Apple? Conservó la segunda plaza, con 225 millones de dispositivos y una cuota del 15,9%, ligeramente inferior.

Más madera para el pago móvil

Primero ha sido Vodafone, que ha decidido apoyarse en Paypal para hacer crecer su servicio de pagos móviles Wallet. Ahora, Samsung coloca a España entre sus lanzamientos para su plataforma a lo largo del próximo 2016, junto con otros países como Brasil, China o Reino Unido. Contará con socios financieros y comerciales entre los que, curiosamente, no se encuentra uno de los gigantes bancarios españoles, BBVA, quien también tiene su propia ‘billetera’ digital (BBVA Wallet).

Tal y como se desprende de la presentación que se ha hecho esta misma tarde en el marco del congreso en Barcelona, la compañía coreana arrancará en España con La Caixa, Santander, Sabadell, El Corte Inglés y Abanca.

Entre las grandes tecnológicas fue Apple quien dio el primer paso con su Apple Pay. En octubre pasado, la compañía de Cupertino señaló a España entre sus países para expandir el servicio a lo largo de este año. Hoy ha sido Samsung. ¿Y Google? En teoría, los del buscador también harán lo propio con Android Pay, pero aún no hay confirmación oficial.

Todos buscan el ‘maná’ de los pagos con el móvil. Y esa es el arma de doble filo en el sector. La inexistencia de un estándar, tras la explosión de sistemas creados por grandes tecnológicas y de telecomunicaciones, es la consecuencia de esta explosión.

Apuesta por la realidad virtual

Pero las dos nuevas 'armas' para competir con Apple no tuvieron un protagonismo exclusivo en el evento. Había una sorpresa: el respaldo claro y rotundo de Mark Zuckerberg, fundador de Facebook (empresa que adquirió hace dos años la empresa de realidad virtual Oculus Rift por 2.000 millones de dólares). Salió al escenario y ofreció su visión sobre lo que será este avance tecnológico en el futuro.

"La realidad virtual es la siguiente plataforma, donde cualquiera puede crear y experimentar lo que quiera", reconocía. "Ahora mismo, es usado principalmente para juegos, pero eso está evolucionando muy rápido". Pero, ¿qué hace una red social invirtiendo ahí? "Podemos lograr nuevas experiencias sociales... Será la nueva plataforma social y es por lo que nosotros estamos trabajando con Samsung", explicó.