Mi jardín y yo

En el jardín se experimentan los cinco sentidos: el olor de los aromas; el tacto de la práctica de la jardinería; el sonido del viento sobre las hojas, de los pájaros; el sabor de cuando lo hacemos comestible y, por supuesto, la vista. 

Jardineras forradas con plástico especial para el caso de huerto en patio o zona de solado. /

Jardineras forradas con plástico especial para el caso de huerto en patio o zona de solado. / Los Peñotes

¿Te llevo al huerto?

¿Te parece una odisea lo de montar un huerto pero a la vez te tienta? Bueno, déjame por lo menos intentar llevarte al huerto... ¡Ay madre! Nunca pensé que diría lago así, yo... educada con mis queridas monjas de Cluny, pero en fin, retomemos el tema. No hace falta volverse loco y montar una estructura que parezca tu jardín los invernaderos de Almería para poder disfrutar del placer de saborear un tomate recién arrancado de la mata, o hacerte una refrescante limonada con limones de tus cítricos y añadir unas hojas de menta cogidas de tus plantas aromáticas, así que me voy a centrar en sugerirte maneras de poder contar con una afición maravillosa como es el ocuparse de un huerto pero en dimensiones asumibles que te ofrezcan además una cosecha que puedas consumir.

El placer de disfrutar de un refresco con tu propia cosecha. /

El placer de disfrutar de un refresco con tu propia cosecha. / Los Peñotes

Si cuentas con un jardín, no hace falta que prescindas de parte del mismo ya que puedes integrar el huerto en el diseño del jardín, puedes diseñar parterres con un seto bajo para que no dé sombra a lo plantado en el huerto y dividir esos parterres en parcelas a modo de damero en los que combinar planta de huerta y flores. De esta manera, además contarías con un sistema de mantenimiento ecológico de tu huerta si las flores que pones son Tagetes o Caléndulas por ejemplo, ya que estas flores atraen a la llamada “fauna útil”, una manera elegante de decir que atraen a los insectos que se comen a los insectos que pueden atacar a tus hortalizas.

Las caléndulas decoran tu huerta y combaten los insectos. /

Las caléndulas decoran tu huerta y combaten los insectos. / Los Peñotes

Con contar con 30 metros cuadrados ya tienes superficie más que suficiente para una buena cosecha. Donde plantes el huerto has de contar con 6 horas de luz solar como mínimo al día e instala riego por goteo, los surcos no son necesarios. También es importante elegir las combinaciones de los cultivos ya que hay combinaciones que dan como resultado mejores cosechas. Planta próximos tomateras, albahaca, oréganos, cebollas, zanahorias (estas además mejoran la aireación del terreno pues actúan como barrenadoras), cebollino, borrajas y de flores las capuchinas y caléndulas que junto a la flor del cebollino darán el toque floral.

Si tienes perros en el jardín la cosa se complica un poco y sería necesario aislar la zona de plantación, si no te convence colocar una valla, puedes optar por plantar en jardineras elevadas de madera que además si les das una altura cómoda, te evitarán tener que agacharte demasiado para trabajar en tu huerta.

Modelos de jardineras aptas para integrar un huerto en el diseño de un jardín, fabricadas por Herstera. /

Modelos de jardineras aptas para integrar un huerto en el diseño de un jardín, fabricadas por Herstera. / Los Peñotes

Un error que se suele cometer es el de colocar un árbol en medio de la zona de huerta emulando la estampa bucólica de disfrutar de su sombra tras trabajar en la huerta. Esto es muy bonito si tienes una gran extensión, pero si tienes un jardín de dimensiones habituales en las urbanizaciones que se dan en nuestro país, esa sombra te dejará sin cosecha, así que a no ser que solo quieras plantar lechugas y fresas que se dan bien en la sombra, los árboles lo más lejos posible de la huerta.

Colocar una parra de uvas en una pérgola es otra forma de integrar un huerto en el jardín. /

Colocar una parra de uvas en una pérgola es otra forma de integrar un huerto en el jardín. / Los Peñotes

Cuando plantes los plantones en la huerta, a la hora de colocar el sistema de riego por goteo, los primeros 15 días puedes colocarlos muy cerca de cada planta, pasados esos días cuando la planta ya ha crecido un poco, es mejor colocar el gotero como a unos 15 centímetros, de esta manera, la planta desarrollará un sistema reticular mayor al buscar ese agua y al tener más raíces tendrás una planta más fuerte y resistente. Si colocas un poco de material de acolchado en el suelo (ramitas de poda, pajizas machacadas) evitas la evaporación del agua y el pudrimiento de las hortalizas en caso de encharcamiento al aislarlas del agua.

Si en lugar de jardín quieres montar tu huerto en una terraza o patio, puedes contar con las mesas de cultivo especiales que hay para ello. Son mesas que tienen una profundidad de unos 30 centímetros y por lo tanto es mejor plantar hortalizas de raíces más superficiales, es mejor que no te empeñes ni en patatas, ni en rábanos, coles o zanahorias. Pero tranquilos que la dieta mediterránea está asegurada: lechugas, tomates, pepinos, calabacines, ajos y cebollas se darán de maravilla en estas mesas, igual que las aromáticas. Pero puede que vayas a necesitar más de una mesa, pues piensa que debes plantar cada ejemplar a no menos de 20 centímetros del siguiente, ya sabes ¡las plantas crecen!

Mesa de cultivo de Herstera. /

Mesa de cultivo de Herstera. / Los Peñotes

Y si tu terraza no cuenta con las horas de sol suficientes, pues como he comentado antes, opta por fresas, lechugas y aromáticas tipo albahaca, mentas o hierbabuena , orégano, perejil... as de tipo herbáceo. Y en cuanto a lo de colocar flores en combinación, podrá hacerlo por una razón estética, pero las que son útiles para el control de plagas son de orientación al sol, así que puedes colocar Alegrías pero sin más aspiración que la de tener color en tu huerta.¡Feliz cosecha!