El alcalde de Madrid y portavoz nacional del Partido Popular, José Luis Martínez Almeida, se ha echado unas décadas encima después de su última intervención hablando sobre los indultos a los presos del procés en la que tiró de refranero español y de expresiones más propias de los abuelos que de los políticos, completando una magnífica reprimenda que bien podría haberse acompañado de una zapatilla en alto o de un tirón de orejas.

Noticias relacionadas

Ha sido este jueves cuando ha calificado de "delincuentes desagradecidos" a los indultados, refiriéndose al "espectáculo" que han dado al salir de prisión portando una pancarta en la que clamaban por la "libertad" de Cataluña. "Además de delincuentes, me parecen unos desagradecidos. Y en la vida es de bien nacido ser agradecido. Les han sacado de la cárcel, ha sido gratis, no han tenido que dar nada a cambio", ha reflexionado Almeida.

Añadió además que "una cosa es ser delincuentes y otra no ser agradecido" y pidió que, "por lo menos, que no se rían de Sánchez y los españoles nada más salir de la cárcel". Lo ha dicho ante la prensa en el parque de El Retiro después de haber asistido al acto de patrón de la Policía Municipal de Madrid.

"Rufián se ha envalentonado"

No obstante, Almeida no se quedó ahí, reiterando también que los indultos "no son un ejercicio de concordia, sino de interés de Sánchez" y cargando contra el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, del que ha dicho que "se lo soltó con toda la chulería de quien se ha envalentonado":

Sobre el recurso que el PP presentará contra los indultos, Almeida ha avanzado que se está elaborando y que confían en que se admita porque "el imperio de la ley, aunque Sánchez no lo entienda, se acabará manteniendo".