Arturo Pérez-Reverte se ha pasado Twitter con la anécdota que ha narrado este fin de semana. El relato de una situación incómoda vivida en primera persona por el escritor durante un paseo en las afueras de Madrid. Una mujer se le acercó, alegando que estaba en una situación complicada, y él llegó a sentir "miedo" al no poder zafarse fácilmente de ella. Un encontronazo por el que ha recibido miles de críticas.

Noticias relacionadas

Estamos acostumbrados a que Reverte sea uno de los principales agitadores de Twitter y últimamente andaba algo aletargado, pero ha vuelto por la puerta grande agitando la red social para recolectar tantos apoyos como insultos. La anécdota comienza con el escritor al teléfono hablando con un amigo: "Se acerca una mujer con mascarilla e interrumpe la conversación. Dice que busca trabajo como empleada del hogar, y si conozco a alguien a quien interese", explica don Arturo.

Él le responde que no y adivina un acento de Europa del este en su interlocutora, aunque ella dice que es portuguesa: "¿Y tienes algún amigo al que le interese hacer el amor?", insiste la chica mientras Reverte solo buscaba cómo irse de allí, pero ella lo detenía agarrándolo del brazo. "Me siento indefenso", confiesa él, añadiendo que "le bastaría con ir a la Guardia Civil y decir cualquier cosa y yo pasaría esta noche en el calabozo".

Esta es la narración completa de Pérez-Reverte:

Aunque Reverte empezaba su relato señalando que lo compartía por si podía ser de utilidad para alguien, lo cierto es que la reacción de Twitter ha sido bastante contundente, tildando el relato de "innecesario" y dedicándole al escritor un aluvión de críticas e insultos. Algunos consideran que le ha negado la ayuda a una mujer que lo necesitaba y otros que está poniendo el foco en el abuso femenino cuando la violencia machista sigue cebándose con las mujeres.

También le han llamado racista, clasista y miserable e incluso le han acusado de inventarse la historia. Estos son solamente algunas de las reacciones que se han leído en Twitter:

Visto el revuelo, Reverte ha querido justificarse compartiendo sendos artículos sobre los timos que se están sucediendo en nuestro país aprovechando el contacto para deslizar que había sentido miedo por si su interlocutora era una delincuente:

Aun así sus críticos han seguido cargando contra él porque creen que está intentando defenderse con ese argumento tras las críticas de ayer. Sea como fuere, esto no es más que la enésima polémica en la que se ha visto envuelto el escritor y él navega muy bien en esta galerna. Otra muesca más en su cinturón.