Las redes sociales han acabado con la barrera que separaba a los creadores de su público y eso, aunque a todas luces parezca una ventaja, puede que no lo sea tanto para los autores más populares que reciben cientos de menciones al día con todo tipo de reclamos.

Noticias relacionadas

Uno de los que más se prodigan en Twitter es el escritor Arturo Pérez-Reverte, al que podemos ver enzarzándose con sus críticos, pero también esforzándose por contestar a sus seguidores o dando la bendición del retuit a cualquier perro que esté buscando un nuevo hogar.

Este francotirador paciente a veces no lo es tanto cuando la insistencia de los otros empieza a rozar la pesadez y, justo entonces, su carácter sale a flote para asestar un zasca cuando menos se le espera, como el que ha recibido Juanjo Soriano Lluch, un barcelonés que se define a sí mismo como "aprendiz a humilde escritor" y ha tenido la valentía de preguntarle a Reverte hasta sacarlo de sus casillas:

Soriano, que lleva escribiendo unos 30 años, confiesa a EL ESPAÑOL que no es la primera vez que le pregunta algo al escritor: "¿Cómo no preguntarle? Es uno de los mejores del mundo que podemos disfrutar en lengua castellana además de ocupar la letra T de la RAE, ¡casi nada! Reconozco que solo le envío mensajes que me pueden servir para mi novela o me enriquezcan en técnicas narrativas, nada de chorradas ni cotilleos", apunta. En total, dice, cree que le ha podido formular unas "10 o 15 preguntas, las justas que me interesaban. De hecho, creo que me ha respondido a todas y estoy muy agradecido porque sus respuestas me han ayudado".

El catalán tiene dos libros publicados -Cómo mejorar su empresa en tiempos de crisis y La gran hipocresía del ser humano- y ahora está inmerso en una novela que pretende culminar a mediados de 2020: "La estoy disfrutando al máximo y pertenece al género de novela policíaca. Comienza con el descubrimiento de un cofre donde se hallarán pistas suficientes para resolver un asesinato perfecto que ocurrió hace décadas y se concluyó como una muerte accidental", adelanta.

"Si le tocas el avispero irá a por ti"

Precisamente, la pregunta que le formuló a Reverte tenía que ver con la trama que está desarrollando, pero no fue su única fuente: "Le he preguntado a más escritores que conozco y se mueven por el universo de Twitter". Sin embargo, no todos tienen la fama de irascible de don Arturo, que a más de uno frenaría a la hora de dirigirse a él. "Miedo me da el hambre, una enfermedad, no llegar a fin de mes o que te embarguen la casa. Para nada, miedo en absoluto, siempre me ha contestado con una exquisita educación, al igual que a la inmensa mayoría que le escriben".

Eso sí, apunta Soriano que "como él ha comentado en cuantiosas ocasiones, su lenguaje es inclusivo y más que correcto; pero si le tocas el avispero, irá a por ti con toda la artillería". Y quizás esto último es lo que le ha pasado a él mismo, ¿una perseverancia excesiva?: "Me considero más bien tenaz, con un objetivo claro, pero ni mucho menos insistente o pesado como muchísimos que le dan la paliza y le molestan con estupideces".

La tenacidad de este escritor novel le llevó a preguntarle varias veces lo mismo y eso fue lo que desesperó a Reverte. "No sé cuántas veces fueron, es posible que ocho o nueve contando igual más de un mes hacia atrás desde el primer envío". Aclara que "me percaté de que estaba navegando y dejé de reiterar el mensaje. Imagino que le molestó, con toda la razón", pero, con todo, le defiende a capa y espada: "El señor Pérez-Reverte -todo un caballero, por cierto-, recibe cada día centenares de tuits imposibles de visualizar y contestar".

Le preguntamos a Soriano si seguirá el consejo del escritor consultando directamente con un forense y es ahí donde vislumbramos un atisbo de decepción en sus palabras. "Es posible, aunque ya tenía abiertas otras vías de investigación: Policía, Guardia Civil… Además de otros colegas escritores que me están ayudando. Pensaba que el señor Pérez-Reverte me podía haber ilustrado con sus envidiables conocimientos, pero no ha sido el caso".

[Más información: El brilllante consejo de Pérez-Reverte a un padre desesperado para que su hijo lea]