Uno de los momentos más temidos del examen de conducir es ese en el que el examinador te dice "aparque cuando pueda". En ese momento te asaltan todas las dudas posibles y también alguna más. ¿Está permitido aparcar aquí? ¿cabrá el coche? ¿tendrá Donald Trump carnet de conducir?

Esta pobre chica tuvo que pasarlo fatal con la presión del examen viendo cómo lo hace con la tranquilidad de estar sola. Ocurrió el pasado 23 de diciembre en la ciudad inglesa de Hull. Un grupo de amigos estaba tomando tomando tranquilamente un café en la primera planta de un bar cuando presenciaron esta delirante escena.

La joven intenta entrar con poco ángulo en el espacio, y acaba golpeando a todos los vehículos que puede golpear. Sale del coche y valora la situación -aunque los testigos llegan a creer que lo iba a dejar así-. El dueño de uno de los coches de al lado -uno de los golpeados- incluso sale para dejarle más espacio.

Y entonces, cuando lo tiene más fácil, cuando ya lo tiene casi hecho... ocurre lo impensable:

Al menos esta chica tenía claro cuál era su objetivo, a pesar de que intentaba entrar de una forma no del todo adecuada. Este otro conductor, en cambio, parece no saber bién qué pretende hacer, más allá de entorpecer el tráfico:

Y al menos la situación de la muchacha evolucionaba. Este chico estuvo atascado en la misma situación, dando golpes de la pared al Audi y del Audi a la pared, a pesar de la ayuda de la copiloto, que salió a dar indicaciones: 

Pero todos estos al menos dejaron el coche aparcado tras el sufrimiento. Nos tememos que la humanidad se quedará sin saber por qué esta chica decidió marcharse cuando ya lo tenía casi aparcado. Un misterio que atormentará a nuestros descendientes.