Hay youtubers, como El Rubius, que triunfan jugando a los videojuegos y otros, como Coyote Peterson que lo hacen a base de enfrentarse a situaciones extremas. La última ocurrencia del aventurero, que ya había mostrado en vídeo lo que ocurre cuando te enfrentas al insecto más peligroso del planeta, ha sido dejar que 3.000 abejas se posen sobre su cara. 

Durante la grabación del vídeo -que supera ya los 2 millones de reproducciones en su canal Brave Wilderness- Peterson está asistido por un equipo de expertos que va soltando las abejas progresivamente y monitorizando el proceso. Para atraer la atención de los insectos, previamente colocaron bajo su barbilla feromona de la abeja reina. 

"Ahora me estoy poniendo un poco nervioso", se escucha decir al youtuber justo antes de comenzar el experimento. Peterson aguanta durante unos minutos a miles de abejas posándose en su cuello y rostro, hasta que no puede más y pide que se las retiren. Mientras le van retirando los aguijones que las abejas han dejado en la piel no se observan cambios significativos en su rostro, pero pasados unos minutos comienzan a ser evidentes los efectos de las picaduras. Sus labios, por ejemplo, quedan totalmente deformados por la hinchazón. 

Durante la grabación, el youtuber explica que una simple picadura de abeja puede resultar mortal si deriva en una alergia y que, por ello, nunca debemos acercarnos a una colmena salvaje. Antes de comenzar la prueba Peterson muestra a cámara dos dispositivos de inyección automática de Epinephrine, un químico que se utiliza para tratar reacciones alérgicas severas. En total contaron 32 picaduras localizas en las manos, cuello y cara. Al final del vídeo el youtuber explica que tuvieron que pasar 48 horas para que su cuerpo volviese a la normalidad. 

En ocasiones anteriores el aventurero ya se había enfrentado a tarántulas, escorpiones o arañas salvajes para mostrarlo en su canal. Los experimentos, advierte, se hacen siempre bajo la tutela de un profesional y no es algo que se pueda intentar hacer en casa.