El pasado 3 de mayo el cuerpo de una joven que había sido asesinada apareció en los jardines del Instituto de Ingeniería de Ciudad Universitaria, en Ciudad de México. Según recogían las autoridades locales la chica había sido estrangulada. 

Noticias relacionadas

La Procuraduría General de Justicia de Ciudad de México señaló que el caso se estaba investigando como un posible feminicidio. En Twitter, al informar de los ocurrido desde su cuenta oficial, publicó varios mensajes en los que indicaban que la joven había consumido alcohol y drogas antes del suceso, y que no pertenecía al campus porque había dejado sus estudios hace tiempo. 

Una captura de los mensajes -que ya han sido borrados- fue recogida por varios usuarios para criticar que, en lugar de fijar la atención en la investigación del supuesto asesino, se estuviese culpabilizando de alguna forma a la víctima. 

El malestar de los tuiteros por la forma en que las autoridades y algunos medios de comunicación habían informado sobre la víctima comenzó a canalizarse a través del hashtag #SiMeMatan, convirtiéndose en trending topic nacional a las pocas horas. A través de él, denunciaban cómo la opinión pública restaba importancia a la violencia contra la mujeres en México e imaginaban qué se diría de ellas en caso de ser asesinadas. 

Tras la repercusión de los mensajes la cuenta de la Procuraduría General de Justicia de Ciudad de México se ha disculpado por lo ocurrido y ha anunciado que retiraban los tuits.  En la misma línea se ha pronunciado el responsable de la institución, Rodolfo Ríos, que señalaba que "los tuits emitidos a cerca de la muerte de una joven en la UNAM" eran "inapropiados" y que por ello había pedido su retirada. Y añadía: "Jamás la conducta, la vida privada o la condición social de una víctima afectará una investigación". 

La polémica ha servido también para reabrir el debate sobre la situación que viven las mujeres en México y las elevadas cifras de asesinatos y agresiones sexuales. Uno de los mensajes más compartidos ha sido una infografía que recogía que "cada 4 minutos ocurre una violación sexual en México" o que "el 40% de la población total de mujeres ha sufrido algún tipo de abuso". En julio de 2016 el Estado de México decretó la alerta de género tras registrarse 2.318 asesinatos en nueve años. Un situación que las autoridades locales han denunciado también ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU).