Hay quien es capaz de llevar hasta extremos insospechados ese dicho que dice que "la primera impresión es la que cuenta". Es lo que ocurrió el pasado sábado en 'First Dates', el programa de citas a ciegas que conduce Carlos Sobera en Cuatro, dónde se vivió una de las escenas más tristes que se recuerdan en la historia del conocido espacio televisivo. 

María, una joven de 29 años, volvía al programa con la intención de tener una nueva oportunidad para conocer al hombre de sus sueños. La pareja que habían elegido para ella era Paco, un andaluz de 37 años que esperaba paciente en la barra a que le permitiesen sentarse a cenar con la que iba a ser su pareja al menos durante esta noche. Pero eso nunca llegó a ocurrir.

Cuando Carlos Sobera se acercó a la mesa en la que se encontraba sola María, ésta le dijo: "Ahora mismo me gustaría tener una bola mágica para desaparecer". Tal cual. Acababa de ver a Paco en la barra y la concursante reconocía que no le había gustado. "No me ha gustado su físico. Su cara tampoco es una cosa que me ha atraído, su forma de vestir no es la que a mí me llamaría la atención...", dice a cámara María.

Mientras que el andaluz esperaba su oportunidad en la barra, Carlos Sobera no sabía cómo tratar de solucionar el asunto. "¿Y saludarle?", le dice el presentador. "No, no, no, no", respondía ella. Cuando el presentador se acercó a contarle la decisión de María a Paco, éste le aseguraba que ya se lo imaginaba. "Pasa como con todas, se fijan antes en el físico que en el corazón. Pero bueno, no pasa nada", lamentaba. 

La cosa no acaba aquí. Cuando Sobera se acerca a María para comentarle la reacción de Paco, ella se reafirma en su decisión: "No es mi problema. Y no es el físico. Es todo. Yo he estado con personas rellenitas, pero no, no, no. Es que me niego. Me niego a cenar".

La 'no-cita' acabó con María pegando la espantada y pasando por detrás del concursante, que se encontraba acodado en la barra, sin siquiera mirarlo. La reacción de la joven desató la indignación en las redes sociales y provocó que decenas de usuarios utilizasen el hashtag del programa para volcarse con el concursante y darle ánimos.