"Hola Cola Cao, te escribo para que puedas entender cómo se siente alguien que tiene en su memoria vital la banda sonora de tu marca". Así comienza la carta que la periodista Lucía Mbomío ha compartido desde su cuenta de Twitter criticando el uso que la compañía hace en su último anuncio de un hombre negro con el pelo afro.

"Admiro tu capacidad de innovación a nivel producto", escribe la periodista de origen Guineano, después de repasar otros lemas y canciones de la marca que han ofendido a distintas generaciones de su familia. "Me sorprende, sin embargo, que tus campañas publicitarias sigan recurriendo a la cosificación de grupos de seres humanos de manera tan zafia y… antigua".  

En el vídeo al que hacen referencia, y que puede verse en YouTube, se publicita un producto de Cola Cao, Shake, que al agitarse dentro del envase genera mayor cantidad espuma. Después de mostrar a varias personas en distintas situaciones utilizándolo, aparece en escena un hombre negro cuyo pelo afro se 'confunde' con la espuma de la bebida. 

La utilización de ese estereotipo es lo que no ha gustado a los espectadores que, tal y como han expresado en las redes sociales, lo consideran un insulto y una forma de ridiculizar a la población afro. "Yo suelo dar charlas educativas sobre afrodescencia en las que utilizo ejemplos gráficos del cine o la televisión para evidenciar los estereotipos sobre el colectivo a los que se suele recurrir y que habría que erradicar", explica Mbomío a EL ESPAÑOL por teléfono. "Los anuncios de Cola Cao solía citarlos como ejemplos erróneos del pasado que la marca había conseguido superar. Así que cuando vi este último anuncio no me lo podía creer".  

Mbomío, hija de una segoviana y un guineano, recuerda que quiso compartir el mensaje públicamente "por una cuestión de responsabilidad social. No lo hago por mí que, digamos, a mis 35 años soy una persona formada. Lo hago por los que vengan después, para que no tengan que ver más anuncios como este". 

El malestar de la comunidad negra en España lo ha canalizado el hashtag #colacaonosinsulta en el que pueden encontrarse varios testimonios de personas que, como Mbomío, dicen haber sido ridiculizados en su niñez a través de los lemas que Cola Cao ha popularizado con su publicidad.

Entre ellas la youtuber y bloguera Desirée Bela-Lobedde, conocida en las redes sociales como Negra Flor. La bloguera catalana descendiente de africanos explicaba en Twitter: "La canción del Cola Cao me acompañó durante mi infancia. Los niños y niñas blancxs me la cantaban para burlarse de mí. Y se salían con la suya porque yo me sentía herida y, sobre todo, humillada. Llegué a odiar aquella maldita canción".

Desireé, que tiene varios vídeos en su canal de YouTube contando su experiencia como mujer negra en España, inició en marzo de 2016 una campaña para que la plataforma de vídeos retirase los insultos racistas que recibía en su canal. Ahora, a raíz de la polémica sobre el anuncio de Cola Cao pregunta a los responsables de la marca "¿Qué tal si nos limitamos a anunciar una bebida de cacao deliciosa y dejamos de relacionarla con las personas negras?". 


Por teléfono, Desireé explica a EL ESPAÑOL que no entienden a la gente que quiere quitarle importancia a su denuncia haciendo ver que el anuncio o la famosa canción de Cola Calo es algo anecdótico o gracioso: "Si hay toda una generación de gente afrodescendiente, entre los 35 y 40 años, que nos hemos criado en España y a los que esa canción nos ha marcado para mal, por algo será", recuerda.

En el caso concreto de este último anuncio, Desiré incide en la necesidad de dejar de estereotipar y ridiculizar los rasgos físicos que los caracterizan. "Se nos sigue cosificando. Cuando no se compara nuestra piel con el chocolate o la canela, se dice de nuestro pelo que es como un estropajo o, como en el anuncio, como la espuma de Cola Cao. Y cuando llevas toda tu vida escuchando cómo se compara tu cuerpo con distintas cosas, te hartas", explica. 

El director de cine Santiago Zannou o el artista El Chojin -ambos españoles y afrodescendientes- también se han sumado al rechazo público al anuncio a través de sus perfiles en redes sociales. "Los creativos habrán pensado que es una idea genial pero cosifica -una vez más- a todo un colectivo que no ha hecho nada para merecer ser el blanco de tanta mofa", escribe en Facebook El Chojin. Como Mbomio también apela al respeto, a la necesidad de ponerse en el lugar del otro y de construir una sociedad más igualitaria: "Esta sociedad es de todos, aquí nadie está de prestado, y entre todos debemos hacerla lo más amable posible para todos". 

De momento Cola Cao no se ha pronunciado sobre la polémica públicamente ni tampoco ha respondido a los mensajes que les han enviado los promotores de la crítica en privado.  "Yo no quiero promover ningún tipo de boicot a la marca ni nada parecido", señala  Mbomío. "Mi aproximación a ellos siempre ha sido desde el respeto porque lo que busco es un cambio educativo. Queremos que entiendan que no es necesario recurrir a estos mensajes zafios y facilones para publicitar sus productos. Y sobre todo, que esto no vuelva a ocurrir. Que no tengamos que ver más anuncios como éste". 

La periodista, a la que sí le gustaría que el vídeo se retirarse, explica también "que en cualquier otro país de nuestro entorno emitir un spot con esta temática sería totalmente inadmisible. Aquí resulta sorprendente pero desde fuera se ve como una barbaridad. No haría falta ni si quiera que los colectivos implicados nos movilizásemos para llamar la atención sobre ello".