El actor Willy Toledo encabeza desde su página de Facebook desde el lunes una controvertida apología de la agresión contra una joven ante un bar de copas del centro de Murcia que quedó grabada en vídeo. Toledo se ha hecho eco de las informaciones que circulan en la red sobre la militancia ultraderechista de la víctima y los actos violentos que habría cometido para asegurar que la "basura humana" - tal y cómo la califica - estaba de "cacería" aquella noche contra colectivos sociales vulnerables.

Noticias relacionadas

El único reproche que tiene que hacerle a los antifascistas que participaron en la agresión fue "el abuso de fuerza": hay siete detenidos por la paliza, pero para Toledo, hubieran bastado tres. "¿Se sobró el grupo de antifascistas en su autodefensa al ser unos doce contra una? Si, en mi opinión (...): con tres de las mujeres que participaron, hubiera bastado y sobrado para ponerle a la nazi esa el careto como sin ninguna duda merecía".

El actor se burla del mote que se atribuye a la víctima, 'La Intocable': "Algo me dice que ahora deberá cambiarse el nombre". Termina clamando que "ninguna agresión fascista debe quedar sin respuesta" en "memoria de las muchas antifascistas asesinadas impunemente en España a manos de bandas como la de La Chica Anteriormente Llamada La Intocable".

La víctima declaró a la Policía que había sido agredida al grito de "cerda, puta y nazi", y que el detonante fue "una pulsera con la bandera de España", asi como el tatuaje en su mano. El auto judicial que ha enviado a prisión al principal acusado, según publica La Verdad de Murcia, califica la agresión como "sorpresiva", "desproporcionada" y "cobarde".

Confirma además el móvil ideológico, ya que la víctima estaba fichada por la Brigada de Información de Murcia por su cercanía a los grupos de extrema derecha y se había visto involucrada en incidentes similares cuando era menor de edad. El tatuaje de la mano, señala el atestado, es una runa nórdica usada como símbolo entre neonazis. "No es ninguna santa", declaraban fuentes policiales a la prensa local.

Por su parte, Toledo ha estado reproduciendo las distintas acusaciones vertidas por distintos usuarios y páginas antifascistas sobre la agredida, denunciando que los "medios ultras (todos)" esconden la verdad sobre ella y acusando a la Policía de defenderla: "Ya detienen a los antifascistas que se autodefienden de las agresiones nazis".

En las últimas horas ha hecho sus pinitos como periodista de investigación tras acceder a su nombre completo, buceando en su genealogía en la hemeroteca ("sus abuelos eran primos hermanos, lo que puede explicar muchas cosas") y publicando fotos extraídas de sus perfiles en las redes sociales, algunas de las cuales muestran el tatuaje en el dedo.

"Me comunican que, la pobre, anda muy triste estos días pues, al parecer, ha perdido uno de sus inmaculados dientecitos. Eso, a buen seguro, conseguirá sacar una sonrisa a la criatura. Una sonrisa melladita, pero una sonrisa" - escribía el miércoles burlándose de la rotura de un diente que le produjo la paliza. No contento con ello, la ha rebautizado como "La Niña del Diente" y ha reproducido un montaje que se burla de la herida, ofreciéndoselo como portada al periódico ABC después de que se hiciera eco de su controvertida celebración de la agresión.

En este meme se presenta la pieza dental arrancada como un 'Recuerdo de Murcia: Ruina de la Intocable (Torre Mellada)'. El texto que lo acompaña califica a la víctima de "cerda", tal y cómo hicieron los agresores, en una irónica descripción taxológica: "Pieza extraída a la gorrina mediante el peligroso ritual de sedación y ajuste, popularmente conocido como ritual de San Martín. La gorrina (Intocable) de raza aria, ferozmente agresiva y armada, es abatida por principios básicos para exterminar el peligro que la lacra de esta raza porcina significa para la correcta evolución de la humanidad",

Actualmente solo permanece en prisión el principal acusado, Alejandro E., en el que la jueza constató "un especial ensañamiento". Otros dos acusados, Ariadna R. y Carlos V., han sido puestos en libertad con cargos, y hay cuatro sospechosos más a la espera de declarar. A la condena por agresión podría sumarse el agravante de "intolerancia ideológica" que aumentaría la pena.