José Andrés Gómez Alba Ramos

Si por algo es conocido el Monte Lee de Los Ángeles, es por las nueve gigantescas letras que dan lustre a una de sus colinas. Allí, rodeado de vegetación, luce el inmenso letrero de Hollywood que anuncia al mundo, desde 1923, que la ciudad californiana es la cuna del cine. En la madrugada de la pasada Nochevieja, alguien decidió alterar el cartel y cambiarlo para que pudiera leerse ‘Hollyweed’, en referencia a la marihuana, cuya posesión, consumo y venta es legal desde ayer mismo en todo el estado de California.

Noticias relacionadas

El acto vandálico -o reivindicativo-, fue llevado a cabo por un “hombre solitario”, que colocó unas lonas de forma estratégica, tapando algunas partes de la tipografía, según explica Los Ángeles Times. Sin embargo, no fue ésta la primera vez que Hollywood pasó a ser ‘Hollyweed’ durante unas horas. La madrugada del 1 de enero de 1976, hace 41 años, un hombre llamado Daniel N. Finegood quiso conmemorar la entrada en vigor de una ley que despenalizaba la posesión de cannabis en California de la misma forma.

Este ocurrente bromista, que creció a la sombra de la histórica colina y desarrolló una extraña fascinación por el icónico letrero, gastó 50 dólares en distintos materiales, hizo un modelo a escala y enredó a tres amigos para llevar a cabo la trastada. Utilizando tan sólo unas cuerdas y unas piedras, los intrépidos jóvenes consiguieron tapar parte del letrero e ‘iluminar’ otras izando diversos trozos de tela blancos y negros, como si de las velas de un barco se tratase. Así se detalla en el obituario que el periódico de la ciudad le dedicó el 27 de enero de 2007, día en el que falleció.

“El papel de todo artista en la Historia ha sido la creación de representaciones de la cultura existente. Al colgar cuatro trozos de tela relativamente pequeños en el punto de referencia, hemos sido capaces de cambiar la percepción de la gente sobre el cartel de Hollywood”, se excusaría años después Finegood en una carta remitida al rotativo.

'Hollyweed' y otras creaciones de Finegood

Finegood volvió a ser el cabecilla de otras tantas ‘intervenciones artísticas’ en un puñado más de ocasiones. Fue en abril de 1977 cuando él y otros jóvenes volvieron a subir al Monte Lee para cambiar el icónico ‘Hollywood’ por ‘Holywood’ -‘Holy’ significa ‘sagrado’ en inglés-, en un juego de palabras que sería utilizado en 1987 para recibir al Papa Juan Pablo II en su visita a Los Ángeles.

undefined undefined undefined

La ciudad intentó preservar la integridad del letrero con la creación de ‘The Hollywood Sign’ en 1978, una fundación sin ánimo de lucro que desde hace años supervisa y recauda fondos para velar por la conservación de este símbolo de la industria del cine. Sin embargo, su creación no amedrentó a Finegood en su afición particular por distorsionar el mensaje icónico de la ciudad. Y lo hizo al menos dos veces más como forma de denuncia por acontecimientos históricos ocurridos en las décadas de los ochenta y los noventa.

Al colgar cuatro trozos de tela relativamente pequeños en el punto de referencia, hemos sido capaces de cambiar la percepción de la gente sobre el cartel de Hollywood

En julio de 1987 transformó la palabra en ‘Ollywood’ como forma de protesta contra el héroe de la marina el teniente coronel Oliver North, señalándole como máximo responsable del escándalo Irán-Contra en el que se destapó que el gobierno de los Estados Unidos había vendido armas al gobierno iraní cuando este se encontraba inmerso en la guerra Irán-Irak y financiado al movimiento conocido como Contra nicaragüense –creado y financiado por los propios EEUU para atacar al gobierno sandinista–, cuando ambas operaciones estaban prohibidas oficialmente por el Senado estadounidense. 

hollywoodphotographs.com

En 1991, volvió a escalar hasta su cartel “preferido” para escribir en ella ‘Oilwar’ para denunciar que el verdadero interés de la Guerra del Golfo no era otro que el petróleo. Después de este último ataque, las autoridades decidieron reforzar la seguridad en la colina para frenar de una vez por todas las bromas de Finegood.

Por su parte, este no dudo en sacar algo de tajada de sus aventuras reivindicativas para unos, vandálicas para otros en la colina y años después creó su propia empresa –página web incluída, aunque de lo más arcaica y cuyo actual contenido poco tiene que ver– para vender camisetas y pósters con algunas de sus alteraciones lingüísticas más conocidas.

Así era hollyweed.net

Una palabra que da mucho juego

Finegood abrió una veda que ni el aumento de guardabosques en la zona, ni el trabajo de ‘The Hollywood Sign Trust’ ni la instalación en 1994 de novedosos sistemas de vigilancia por video y detección de movimiento podrían frenar. El ‘troleo’ al mítico cartel presentación de la ciudad ha tenido imitadores desde los primeros años de distorsión y juego de palabras protagonizados por el californiano criado a los pies a la famosa colina que tanto le gustaba visitar, y alterar ligeramente.

Sin embargo, tal y como explican en la web Hollywood Photograph Collection, el cartel ha sido modificado extraoficialmente en numerosas ocasiones, a menudo llamando mucho la atención como ocurrió hace apenas 24 horas con el retorno, 41 años después, de la broma del ‘Hollyweed’. Entre las más conocidas destaca cuando en 1985 la banda de rock poco conocida “tuneó” el cartel para autopromocionarse poniendo bien visible su nombre, ‘Raffesoyd’, sin permiso alguno; en mayo de 1987 cuando varios estudiantes de Caltech cambiaron el letrero por ‘Caltech’ para celebrar el centenario de su centro de estudios; o la última registrada hasta ayer de la que es responsable la organización medioambiental The Trust for Public Land, cuando se cubrió el cartel por un ‘Save The Peak’ con el claro objetivo de concienciar a los habitantes de Hollywood de la necesidad de ‘Salvar La Colina’.

hollywoodphotographs.com