Aunque pueda parecer una tecnología reciente, el piloto automático en los aviones se desarrolló prácticamente a la par que la industria aeronáutica. Las primeras referencias datan de 1912, año en el que el Aeropuerto de Cuatro Vientos (Madrid) comenzaba a arrancar después de su inauguración un año antes.

Noticias relacionadas

Estos más de 100 años de historia han servido para que aviones y pilotos automáticos crezcan y se vayan adaptando a las necesidades actuales. Lo que empezó como un mero selector de rumbo o de altitud, hoy cuentan con avanzadísimos ordenadores en su interior que monitorizan miles de veces por segundo cada parámetro del avión e incluso permiten aterrizar de forma autónoma si la visibilidad no acompaña.

Ahora, se quiere ir un paso más allá. En la era de los asistentes virtuales como Alexa, Siri o Google Assistant, estaba tardando una adaptación para las cabinas de pilotos. También puede llegar a ser una mejor vía de interactuar con el avión respecto a las pantallas táctiles, que ya han recibido bastantes quejas en el sector.

Volando con la voz

La industria aeronáutica es una de las más avanzadas y exigentes desde el punto de vista de la seguridad del mundo. Cada cambio, por nimio que sea, se debe estudiar profundamente alargando los tiempos de implementación de nuevas tecnologías. Incluso se puede dar el caso de que pasen décadas desde que se descubre alguna novedad hasta que se aplica a la cadena de montaje. Algo que muy probablemente ocurra con esta funcionalidad.

FMC adaptado para reconocimiento de voz Honeywell Omicrono

Pero desde antes de 2015 Honeywell lleva trabajando en poner en marcha el reconocimiento de voz en las cabinas de los aviones. Esta compañía con sede en Charlotte (Carolina del Norte, Estados Unidos) es una de las grandes del sector de la aviónica, segmento donde se encuadra todo lo relacionado con el piloto automático. Fue una de las pioneras en la instalación de paneles táctiles en las cabinas y también pretende hacer lo propio con los asistentes de voz.

Por el momento, se trata de una tecnología experimental que se ha instalado en un Embraer 170 para realizar las pruebas pertinentes. Pero el futuro es prometedor. El piloto tan solo necesita tener sus auriculares puestos y pronunciar palabras clave para que el comando específico llegue a una red neuronal donde se interpretará lo que ha dicho de forma local sin necesidad de conexión a Internet.

Abrir una checklist, hacer zoom en un mapa, comprobar el estado del combustible... Una parte importante de las tareas manuales que hasta ahora realiza un piloto en su operativa diaria podrá sustituirse por un simple comando de voz.

Cabina de piloto con reconocimiento de voz Honeywell

"Dime la meteorología de Charlotte y el tiempo que tendremos en ruta", ha comentado Vipul Gupta, vicepresidente y gerente de Honeywell Aerospace Avionics, a Business Insider. El sistema se encargará de buscar la información en las bases de datos y de mostrársela al piloto en la pantalla de la cabina.

Algunas de estas acciones van un paso más allá de las tareas secundarias y ya apuestan por sumergirse de lleno en las más delicadas. Por ejemplo, configurar un comando de voz que sea capaz de cambiar el rumbo de la aeronave o de colocar la frecuencia deseada en la radio.

El culmen de la tecnología podría llegar incluso a otras todavía más sensibles como ordenar al avión despegar o aterrizar, los dos momentos más sensibles donde se emplean a fondo los pilotos. Esto último está -si cabe- todavía más lejos de hacerse realidad que los comandos de voz que desencadenan tareas secundarias, aunque las potenciales aplicaciones en el sector autónomo apuntan a que se podrán hacer realidad.

Cabina de avión @oskark en Unsplash Omicrono

Uno de los retos a los que se están enfrentando los creadores de la tecnología es a la creación de una base de frases lo suficientemente amplia y rica que también incluya los diferentes acentos. El tiempo en cabina nunca sobra y los comandos de voz deben ejecutarse lo más rápido posible para tomar la mejor decisión.

"A medida que construimos vocabularios cada vez más amplios y los ponemos en las redes neuronales, podemos alcanzar una tasa de error de palabras del 10%, que es un 90% de precisión", indicó Roger Burgin, ingeniero sénior de Honeywell Aerospace, a Cnet en 2018. Para ello se pusieron manos a la obra y crearon grupos de trabajo en todo el mundo para alimentar esa base de datos con diferentes pronunciaciones.

Los ingenieros han establecido en 250 milisegundos el tiempo de respuesta máxima del sistema para garantizar que realmente se saca un provecho temporal respecto a la misma tarea realizada manualmente por el piloto.

El copiloto perfecto

La aviación tal y como la conocemos cambiará mucho en las próximas décadas al igual que ha cambiado en las que hemos dejado atrás. La conducción autónoma por carretera parece que está dejando de ser algo propio de la ciencia ficción y muy probablemente ocurra lo mismo con los aviones. El futuro pinta muy bien en este sector con taxis, coches y demás dispositivos voladores relacionados con la pujante industria de los aviones eléctricos capaces de despegar y aterrizar verticalmente.

AirCar, coche volador Klein Vision Omicrono

Junto a ese sector incipiente, existe otro ya establecido de aviones manejados por un solo piloto. Desde pequeñas aeronaves a pistón a otras de reacción mucho más avanzadas que se suelen utilizar para el transporte VIP. En esas circunstancias, tener un 'compañero' de cabina en forma de asistente por voz puede descargar en gran medida al piloto al mando dejándole más tiempo para centrarse en tareas más complejas que requieren más atención.

La segunda derivada de este asistente llegará cuando todo ese ecosistema de vehículos aéreos autónomos consigan hacerse realidad. En este caso, la mecánica que se planea es que sea el propio pasajero el que controle el avión con su voz indicando el destino y otros comandos relacionados con el propio vuelo.

También te puede interesar...

Contenido exclusivo para suscriptores
1€ primer mes
Accede a todo el contenido de EL ESPAÑOL por 1€ el primer mes, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información